Comité Central
Tipografía

Defender el proceso de paz, liberar A Jesús Santrich


La captura de Jesús Santrich lanza una nueva alarma al proceso de paz suscrito entre las FARC EP y el gobierno colombiano. La autoridad judicial de un país extranjero imputa cargos y el Fiscal General de la nación, sin ningún esfuerzo de comprobación, asume la información como una orden a cumplir. El presidente Santos se asocia a este pre juzgamiento y anuncia que no le temblará la mano para producir una extradición. Se afirma que FARC incumple el Acuerdo de paz, mientras el fiscal y el presidente simulan ignorar la existencia de la JEP.

Voceros de FARC denuncian este como el hecho más grave en el tortuoso ámbito de la implementación, porque abre la compuerta a nuevos y mayores obstáculos al libre ejercicio de la política, conquista esencial del Acuerdo de paz. En medio de la campaña presidencial esta acción muestra el propósito de favorecer a los candidatos del establecimiento que proyectan desconocer o desactivar lo acordado.

El Estado colombiano y sus clases gobernante han resultado incapaces de asimilar y cumplir su parte en el compromiso histórico. Más de 200 asesinatos, de los que al menos 60 de excombatientes, 623 presos políticos, pese a existir una ley de amnistía; abandono e incuria en la aplicación de los planes de desarrollo alternativo o en la sustitución de cultivos, reemplazada por erradicación forzada sin soluciones alternativas, mientras los países donantes para la paz denuncian manejos irregulares del dinero de la comunidad internacional. Son inaceptables las cortinas de humo para ocultar la emergencia humanitaria, la falta de voluntad para cumplir los compromisos adquiridos y el encubrimiento de la corrupción.

El Partido Comunista rechaza la  detención de Jesús Santrich como una provocación fríamente preparada desde Estados Unidos,  con la complicidad del gobierno y la fiscalía. Exige el debido proceso en el marco de la Justicia Especial de Paz. Denuncia una vez más el interés de Washington de usar la extradición como un medio de intervencionismo político en contra de los esfuerzos  colombianos por alcanzar la convivencia, la autonomía para resolver los asuntos internos y consolidar el camino de independencia y soberanía. Rechaza con especial indignación el servilismo neocolonial de los señalados voceros del Estado. Hace un llamado a todas las expresiones sanas de la sociedad, que son mayoritarias y están con la paz, a manifestarse públicamente en defensa de esta noble tarea.

Partido Comunista Colombiano
Comité Central
Bogotá D C, abril 10 de 2018