ilişkilerinde bir mola olarak değerlendirecekleri alternatifler yerli porno üzerinde duran çiftlerin karşısına internet üzerinde fantezileri xnxx gezinirken haftalık eş değiştirmede aracılık yapan bir swinger brazzers topluluğu çıkar Heyecanla oraya katılıp neler yapıldığını sormak rokettube isteyen çiftler ile aynı anda orada olan diğer çifti yan yana hd porno oturtan swinger müdürü onlara işleyişi anlatır ve bir hafta hd porno boyunca eşlerini değiştirerek zaman geçirmelerini söyler xnxx Adamlar seve seve yataklarına başka bir kadın alıp ateşli ve japon porno dimdik bir sikiş yapacağından emin olsalar da kadınlar hd porno biraz çekimser davranırlar Kadınlar ister istemez kocalarını redtube kıskanıyor olsa da kendileri de hayatlarında ilk kez başka bir brazzers adamda gönüllü şekilde seks yapacak olmanın heyecanını yaşadıklarını xhamster gizleyemezler Fakat bu haftalık eş değiştirme olayını amatör kamera youporn ile çekim yapma zorunlulukları olduğu için daha heyecan verici brazzers bulan kadınlar istişare sonrasında bunu kabul ederler

Atlántico
Typography

“La culpa es de la gente”, parece ser la conclusión final a la que llega el gobierno, algunos ciudadanos y periodistas de la ciudad sobre la incapacidad ciudadana para acatar las normas sobre el Aislamiento durante la pandemia en Barranquilla.



En eso se basan las últimas medidas draconianas, que, como castigo por el mal comportamiento, debemos sufrir todos los habitantes de la ciudad por “portarnos mal”.

Pero detengámonos un poco y miremos en detalle el curso de la crisis y evaluemos sesudamente, que tan cierta es esta idea.

Lo primero que hay que advertir es que, la falta de garantías sociales y educación ciudadana, hace que arranquemos con fuertes deficiencias ciudadanas.

Es muy poco lo que se ha hecho en cultura ciudadana en la ciudad, esto ni se hereda, ni se transmite por ósmosis, se construye. Algunos países han durado décadas en ese proceso, no la recogieron del suelo. La responsabilidad fundamental es del Estado y no va a aparecer espontáneamente.

Cómo decirle a un chico de las favelas sur orientales de la ciudad, que no conoce el mar o nunca ha ido al cine en su vida, que acate las normas sociales, o, al limpiavidrios al que siempre le han comprado el voto y vive del día a día para sostener su hogar, que tenga disciplina social y no salga en 20 días. Complicada la cosa.

Son ciudadanías de baja intensidad (De Sousa Santos), que, por no tener las dotaciones fundamentales para ejercer su normal rol dentro de la sociedad, actúan de forma anómica (*). ¿Eso es culpa de la Gente?, no creo.

Sigamos. Además de estas carencias, ha sido evidente desde el comienzo la falta de coordinación de Jaime Pumarejo con el área metropolitana y el resto de institucionalidad pública local.

Parece que por fin se reunió con el alcalde de Soledad a fuerza de la realidad de un mal manejo de la movilidad metropolitana, las aglomeraciones en el Transmetro al abrir el sector manufacturero y construcción (sin ninguna planeación), fueron un total descontrol; tampoco ha recibido a los ediles y líderes sociales que le han expresado sus ganas de trabajar y apoyar.  ¿Eso es culpa de la Gente?, tampoco.

La tardía decisión del distrito en poner el pico y cédula en supermercados; y su constante cambio generando aglomeraciones por el abastecimiento; la última, en plena ebullición del contagio. ¿Eso es culpa de la Gente?, para nada.

La alcaldía se embarcó en la casi única política social de contratación de raquíticos mercaditos que no alcanzaron ni para 4 de los 15 días previstos, y tampoco llegaron a todos los barrios.

Sin garantías vitales mínimas, ¿cómo quieren que la gente no se exponga? No es cuestión de valores ni de ética, es pura y física hambre. ¿Eso es culpa de la Gente?, en esto mucho menos.

Recordemos las aglomeraciones en entrega de subsidios, supermercados, despensa de medicamentos, consultas en EPS y bancos desde el comienzo de la pandemia.

Increíble que el único sitio para la entrega de subsidios de la tercera edad era el Banco Popular del centro de la ciudad. Tampoco se ha podido regular los servicios financieros, los bancos abren pocas sucursales y esto genera aglomeración.  ¿Eso es culpa de la Gente?, no señor.

Y finalmente, los desórdenes en la entrega de ayudas, en las que el exabrupto del metropolitano obligó al alcalde a modificar; pero quién sabrá después de cuantos contagios. ¿También es culpa de la gente?

La errática forma en que el distrito de Barranquilla ha manejado la pandemia y que nos tiene en tercer lugar a nivel nacional en número de contagios, no puede esconderse bajo la idea de “que la culpa la tiene la gente”; han sido años de olvido de políticas y programas de cultura y participación ciudadana y de lucha contra la desigualdad. Hoy, cuando más necesitamos una ciudadanía fuerte, salta a la vista que no la hemos construido.  

(*) Se entiende por anomia una situación social en la cual dejan de regir las normas y los individuos dejan de comportarse de acuerdo con ellas.

Foto: Alcaldía

9 de mayo de 2020

Fuente:
https://corrupcionaldia.com/el-fracaso-del-aislamiento-es-culpa-de-la-gente/