Bolívar
Typography

El año pasado en Cartagena no se construyó una sola vivienda de interés social.



En 2017 ocurrió lo mismo pues la alcaldía de Cartagena sigue tomada por una mafia de políticos de la ultraderecha conservadora que favorece la contratación inmobiliaria de obras para el poder especulativo.

En consecuencia no hay vivienda popular y las clases medias tienen que someterse a las leyes del arriendo y los desahucios silenciosos.

Sigue Cartagena al garete el pueblo carece de ayuda mínima que lo saque del pantano en que se encuentra.

El mal efecto de la interinidad es visible en todos los renglones de una administración que tiene 10 alcaldes en 7 años. Toda Cartagena gira en una ruleta rusa de fraudes electorales, inhabilidades que llevan encima una carga de vicios.

Foto: Luis Felipe De la Hoz