Cauca
Typography

En nuestro país reina la muerte. Al abandono histórico  del Estado y al deficiente manejo de la pandemia, se le suma la acción y la complicidad del Gobierno  Colombiano en cabeza de Iván Duque, por la actuación de las fuerzas militares, por su papel pasivo y permisivo en unos casos, o activo y cómplice en otros, en los asesinatos sistemáticos, las masacres, la estigmatización y la persecución a quienes piensan diferente, aplicando  una doctrina de guerra contra quienes defendemos los derechos humanos, la naturaleza y luchamos por la Paz con justicia social.



El incumplimiento del Acuerdo final de Paz, el incumplimiento histórico de los Acuerdos con las Organizaciones Sociales, e incluso con los propios Acuerdos firmados por este gobierno, y la participación militar en complicidad con organizaciones armadas en los territorios, hacen parte de una estrategia integral contra el Pueblo y en favor de la clase dirigente y los sectores económicos que han gobernado nuestro País.

A ellos, no les importa el derramamiento de sangre, sobre todo, de jóvenes como los que han sido asesinados en los últimos 15 días y pretenden desviar la atención de su evidente e inocultable vínculo y conducción de grandes mafias.

En el Suroccidente Colombiano se recrudece nuevamente la Guerra, las Fuerza militares violan los derechos humanos, se incrementan los enfrentamientos entre organizaciones armadas, paramilitares asesinan a nuestros compañeros y compañeras, masacran a la juventud y atemorizan a las y los liderazgos de las organizaciones sociales, afectando la labor que realizamos día a día.

Los casos más recientes, los asesinatos de nuestros compañeros del CRIC, liberadores de la madre tierra  y la amenaza contra líderes, concejales y en especial contra la junta directiva de ASCAMTA, perteneciente a la Federación Nacional Sindical Unitaria Agropecuaria (FENSUAGRO)  y a nuestra coordinación PUPSOC – Marcha Patriótica, en especial contra JHONNATAN PATIÑO, exdiputado, Alcalde  del  Municipio de Argelia y sobre todo un líder social, desde que hacía parte del Movimiento estudiantil en la Universidad del Cauca.

Ante la opinión pública, manifestamos nuestro apoyo a la Asociación Campesina de Argelia (ASCAMTA) y a nuestro compañero Jhonnatan Patiño.

Rechazamos las amenazas y la persecución política a la que han sido sometidos. Convocamos a las organizaciones sociales a mantenernos juntos y juntas para enfrentar el terror de esta violencia sociopolítica, que nadie suelte a nadie para continuar la Movilización Social y sobre todo para fortalecer un proyecto unitario que le dé un giro a nuestra región y a nuestro País.

“Por la vida y contra el Desarraigo”: Unidad, Organización y Movilización Popular

(*) Proceso de Unidad Popular del Suroccidente Colombiano - Coordinación social y política Marcha Patriótica

Tomado de marchapatrioticacauca.blogspot.com