Nariño
Typography

(Extractos) Los términos de la guerra, de lo militar, de lo defensivo y ofensivo, son más precisos que lo correspondiente a la construcción de paz desde las comunidades. Muy pocas veces se escucha: ‘Vamos a enviar 100 psicólogos, 1.000 trabajadoras sociales, 300 artistas, a generar 5.000 nuevos empleos para que nos ayuden a reconstruir el tejido social’.



Hace pocos días estuve en Tumaco, la Perla del Pacífico, con ese paisaje precioso, ese clima agradable, una gastronomía exquisita y una ciudad ordenada, obviamente algo que pocos conocen, porque la principal referencia es el número de hectáreas de coca que escandalizan al mundo.

Ese Tumaco donde se anuncia la casi captura de un alias cada tanto, o acciones que traten de mostrar que se gana una guerra en un municipio que sin duda, como la región del Catatumbo, es prioridad para evidenciar que la paz real, profunda, es posible no solo para Colombia, sino para los países vecinos.

Sin embargo, la conversación se centra con precisión en las bandas, líderes delincuenciales y las hectáreas…  la gran controversia es sobre la fumigación, que ya sabemos que no funciona, que no es viable ni saludable. ¿O es que acaso queremos enfermar más una comunidad ya bastante traumatizada?

Llevo más de 12 años trabajando en Tumaco y siento que es momento propicio para generar un punto de inflexión. Es importante entender el tema de Tumaco desde una perspectiva histórica que pasa por las bonanzas económicas fallidas, como fue el caso de la palma africana.

Así mismo, la falta de gobernabilidad. ¿Cuántos alcaldes ha tenido Tumaco en este periodo? ¿Y con cuántos terminará? La cifra oscila entre cuatro y cinco.

La propagación de los cultivos ilícitos tiene muchas raíces en carencias, en dinámicas económicas legales, al igual que otra serie de factores de falta de presencia estatal.

¿Cuáles son las apuestas de reactivación económica real, más allá de lo agrícola (que tiene sus riesgos; hay que apostarle, pero no como única salida) o el turismo, que requiere toda una estrategia de seguridad y confianza?

¿Cuáles son las oportunidades económicas que genera la carretera con Ecuador? Es urgente implementar acciones efectivas económicas, sociales y culturales que erradiquen las causas y contrarresten lo negativo.

Preguntas básicas, como: ¿Dónde están los niños de Tumaco?

Una cifra reciente evidencia que más de 11.840 niños y jóvenes en edad escolar no se matricularon, y que más de 1.000 jóvenes desertaron de secundaria y otros 1.067 de la media.

En Tumaco, el 48 por ciento de los niños en edad escolar (entre 5 y 16 años) no están en el colegio. Si no están en el colegio, ¿dónde están? Una parte de la respuesta es cultivando coca o integrando las disidencias, bandas, etc., incrementando esa tasa de analfabetismo que se acerca al 40 por ciento. ¿Qué hacemos?

Es clave tomarse los colegios, aumentar el número de docentes, mejorar la calidad y buscar una estrategia para escolarizar, sobre todo en las zonas rurales.

¿Y los que se gradúan? A la Universidad Nacional, sede Tumaco, se presentaron recientemente casi 4.000 estudiantes, de los cuales pasaron el examen de admisión casi 500, y solo había 200 cupos. Es clave ampliar la cobertura de educación superior en la ciudad para esos más de 1.600 jóvenes que se gradúan al año.

Tenemos que ser específicos en las respuestas concretas a los desafíos evidentes. Eso solo por mencionar dos ejemplos sin entrar en lo cultural y lo deportivo, en lo cual Tumaco es una cantera de talento innegable.

Antes de regresar le pregunté a un líder juvenil que cómo soñaba el Tumaco de 2030, y él me respondió: “Con menos lágrimas”. Y enfatizó: “(...) yo no solo tengo esperanza, sino certeza, porque estoy haciendo mi tarea social y cultural en el barrio”.

Me cuestioné si con la misma claridad de este muchacho, muchos de nosotros podemos afirmar que estamos haciendo la tarea para que algo cambie y no solo ser reactivos ante una demanda internacional.

En Twitter: @PaulaMorenoZ

Fuente:
https://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/paula-moreno/fumigacion-economica-y-social-277986