Santander
Typography

Este lunes 22 de octubre se cumplen doscientos años de la promulgación, por parte del Libertador Simón Bolívar −en su condición de Jefe Supremo de la República y Capitán General de los Ejércitos Libertadores de Venezuela y Nueva Granada− de la proclama a los pueblos de Venezuela, y el reglamento para la segunda convocatoria del Congreso de Venezuela, documentos que fueron publicados en el número 14 del periódico Correo del Orinoco, del sábado 24 de octubre de 1818.



Con enormes dificultades por la implacable guerra de independencia, por existir solo unos pocos territorios liberados en Venezuela y Nueva Granada, se pudieron llevar a cabos las elecciones dentro del pueblo en armas, en campamentos y parroquias libres. Fueron elegidos de forma democrática los treinta delegados, cuando en el resto del mundo el concepto de democracia era prácticamente inexistente; cuando solo existían dos repúblicas (los EE.UU. y en una parte de Haití) en las que la forma para componer el gobierno no era propiamente una democracia real, al ser censitaria, excluyente y de privilegio solo para una élite, aunque eran formas de gobierno mejores que las monarquías (casi todas absolutistas), existentes en el resto del orbe.

Se convoca para elegir un Congreso que fuera el soporte de la guerra y su dirección política, y no se impuso un órgano gubernativo por el comandante en jefe ni su estado mayor. Un organismo legislativo, a la vez que ejecutivo, que sentará las bases para promulgar una Constitución y una normativa legal, que superara el anacronismo de las leyes de Indias, vigentes desde las épocas de la Casa Austria y modificadas, de forma más regresiva, por la dinastía de los Borbón. Diferencias notables marcan la convocatoria y reglamentación de ese Congreso, con lo que había sucedido en España cuatro años antes, donde el liberado rey Fernando VII, rescatado de las garras napoleónicas por el pueblo, el 17 de abril de 1814 no solo no reconoció los logros de la lucha popular en su favor, sino que se apoyó en el primer golpe militar de España, encabezado por el general Francisco de Elío, para restaurar la monarquía absolutista, anular la Constitución y disolver las Cortes.

Las elecciones para escoger los diputados se llevaron a cabo, aunque la posesión del Congreso de Angostura no se pudo dar en la fecha prevista (1 de enero de 1819), sino el 5 de febrero de ese mismo año, efeméride que desde luego tendremos que celebrar por lo alto los verdaderos herederos de las glorias del Ejército Libertador y de los pioneros de la lucha por nuestra primera independencia.


Correo del Orinoco N°. 14. Angostura, Sábado 24 de octubre de 1818.