Tolima
Tipografía

En medio del lodazal encontramos al camarada Emilio Muñoz, un verdadero y auténtico campesino que habla libremente con la sinceridad a flor de piel, como si no tuviera en su espalda 35 años de lucha revolucionaria, moviéndose por zonas tan distantes y agrestes como el Magdalena Medio, el Meta, Caquetá y la zona fronteriza con la hermana república de Ecuador.


Camarada Emilio Muñoz.- Foto: Nelosi

Su mirada es transparente, cristalina, libre de toda mentira, petulancia e interés protagónico. Habla despacio, mientras va cogiendo cierta confianza. Dice lo preciso, no adorna ni la frase ni el párrafo. Diríase que habla más con la razón que con la emoción.

Mantener con la casa a cuestas como el caracol no es una tarea fácil, hay que tener moral revolucionaria, conciencia de clase para asumir semejante reto, bajo la constante lluvia de bombardeos indiscriminados y ametrallamientos de un régimen criminal que posa hipócritamente de filántropo. “No me arrepiento de la lucha revolucionaria”, señala Emilio Muñoz con serenidad y sin arrogancia de ninguna naturaleza.

Dimensiona el nuevo momento histórico y no vacila al decir que la guerrilla “sí va a cumplir lo pactado en la Habana”. Sin embargo, es profundamente realista teniendo en cuenta la criminalidad del régimen. Dice: “Uno no puede hacer planes hasta no ver cómo sigue la situación en este proceso”.

No obstante, tiene claro qué va a hacer si lo pactado en la Habana lo cumple el gobierno nacional. “El pensado mío es trabajar, no pienso hacer política”. Le apuesta al trabajo en conjunto, no individualmente, porque sostiene: “La unión hace la fuerza”.

Espera que el pueblo se manifieste, asuma una postura protagónica comenzando por conocer el acuerdo y hacerlo suyo, por cuanto esa es la esencia y naturaleza de éste. Cree ciegamente en la sabiduría popular del pueblo. “El pueblo es nuestro apoyo”, dice y agrega: “Si el pueblo nos apoya, este proceso de paz se va a cumplir como está acordado”.

El reportaje completo realizado en la zona veredal de la Fila, municipio de Icononzo (Tolima) es el siguiente:

-          ¿Cuántos años en la lucha guerrillera?

Así como mal contados tengo 35 años.

-          ¿Recorriendo qué regiones colombianas?

Yo ingresé por allá en el Magdalena Medio, he estado en el Meta, Guaviare y Caquetá.

-          El Magdalena Medio, zona bastante conflictiva…

Sí señor, el Magdalena Medio ha sido muy conflictivo, pero de todas maneras, yo no estuve mucho tiempo en esta zona. Yo ingresé y me mandaron para el Meta.

-          ¿En qué año ingresó usted a la guerrilla?

Yo ingresé a los 21 años.

-          ¿Qué lo animó a ingresar?

De todas maneras, es una historia muy larga, no podría decir que yo ingresé por una causa, yo no sabía eso. Pero, a través de mi tiempo aquí en las Farc vine a crear esas condiciones de saber por qué era la necesidad de luchar y cuál es la importancia de uno estar aquí en la guerrilla.

Uno acá no está perdiendo el tiempo, uno está por una causa que ha habido en Colombia.

-          Precisamente, ahora que tiene claro por qué la lucha, explíquenos esas causas.

Bueno, de todas formas lo que ha habido en Colombia ha sido principalmente la violencia, la que ha habido por pobreza, por estar uno reclamando sus intereses, el bienestar social, cómo vivir cómodamente, eso ha sido lo principal que uno ha estado luchando para que todos vivamos bien, no tengamos que unos vivan allá más altos y otros bien bajitos.

De todas maneras uno puede saber que en Colombia hay mucha plata, Colombia es muy rica y sabiendo distribuir esas riquezas, yo pienso que no hubiera habido gente que de pronto esté mendigando una comida en la calle, recogiendo comido de la basura. Todo – vuelvo y repito – porque Colombia es muy rica. Por eso, hay de donde sacar, sino que ha habido una mala administración de los recursos naturales.

-          ¿Cómo ha sido posible para sostenerse 35 años en la guerrilla, verlo sanito, en medio de una lucha tan desigual?

Eso piensa uno que puede ser la de buenas. La de buenas porque guerra sí ha habido encima de uno, bombardeos y ametrallamiento por parte del Estado, las fuerzas militares, pero me he sabido sostener durante ese tiempo o de pronto ha sido la buena suerte, porque uno piensa que la vida de uno está trazada hasta donde va a llegar.

Eso no es que uno diga que es que Dios le va a quitar a uno la vida, pero esos son cuestiones… yo siempre digo que la vida de uno está trazada, porque si uno se ha “mamado” unos bombardeos y estamos acá.

-          Ha visto la “pelona” muy cerca…

Sí señor, eso sí la he tenido cerquita. He estado casi tapado con tierra.

-          ¿En qué región es donde la ha visto más cerca?

Pienso que en el Meta, en la región del Guayabero es donde tuve más bombardeos encima, porque también tuve un bombardeo en la frontera con Ecuador, aquí en Colombia, pero en la frontera. Por allá, también nos echaron tierra las bombas, pero también salí ileso.

-          ¿Cómo ha sido posible salir ileso de semejante “lluvia” de bombas?

Porque de pronto uno ha tenido la fortificación, se mete uno a una trinchera y después que pasa el bombardeo, entonces uno sale. Eso ha sido principalmente la vida de poderse uno salvar de esa situación, porque hemos tenido fortificaciones.

-          ¿Ha sido muy disciplinado?

La disciplina es muy buena acá. Nosotros mismos nos defendemos porque sabemos que la vida es lo que uno debe cuidar, principalmente. Porque como dice el cuento: Armas se consiguen, pero vida no se consigue así fácilmente, porque es muy difícil formar personal, formar personas, seres humanos, porque como el cuento: Las armas se consiguen, pero el problema del ser humano no se consigue fácil, tiene que haber una formación.

-          ¿Ha tenido dentro de la guerrilla algún rango de mando o siempre ha sido guerrillero de base?

Pienso que he andado con suerte que no he tenido rango alto, he tenido mando medio, bajito. He desempeñado tareas que de pronto no amerita o para mí pienso que he sido de buenas, porque es que la responsabilidad en las Farc es bastante buena, o sea, es de bastante responsabilidad, pienso que también me he sostenido en la guerrilla por eso, porque no me ha tocado voltear por una parte y otra, siempre he estado en pocas partes y más bien refugiado, guardado en la selva.

-          ¿Se conoce usted la selva al derecho y al revés?

Pues no es que la conozca, porque para uno conocerla tiene que estar es andándola, porque si a usted lo dejan acá, en este sitio, y no sale para ninguna parte, pues no conoce más. Entonces, usted conoce esta parte, en la selva he estado en sitios así, pues también sale uno a andarla, pero no es así como para decir que la conozco al derecho y al revés.

-          Pero como usted me dice que ha estado en el Magdalena Medio, en la frontera con Ecuador, en el Meta, en el Caquetá, en el Guaviare, ahora en el Tolima…

Ahora llegué aquí al Tolima en carro. Esto no es conocer uno. Aquí llegué y no conozco nada, porque todavía no han dado las condiciones para salir uno a andar. Así, de igual manera, ha sido en muchas partes que yo he llegado y he estado siempre ahí, quieto.

-          Toda su juventud la he dedicado a la lucha revolucionaria. ¿No se arrepiente?

No, yo no me arrepiento de la lucha revolucionaria, porque de todas formas he sentido la necesidad de la lucha revolucionaria, porque de ahí es que vienen las raíces de que uno ha aprendido a vivir en comunidad y que todo mundo vivamos bien.

-          ¿Cree usted en este proceso de paz que se está desarrollando en Colombia?

Creo que sí. O sea, yo creo en los camaradas que han llegado a este punto, porque de todas formas, eso es lo que nosotros siempre hemos planteado desde Marquetalia para acá, a llegar a este proceso. Siempre hemos estado tocando puertas en diferentes partes, o sea, con diferentes gobiernos y ahora pues Santos nos dio esa posibilidad, pues hay que echarle para adelante hasta donde se cumple, hasta donde nos cumple el Estado, porque nosotros sí vamos a cumplir.

-          Uribe y el uribismo están en contra de este proceso de paz. ¿Qué piensa usted?

Yo pienso que respecto al uribismo pues es una fuerza que está en contra siempre de los intereses del pueblo, porque ellos no piensan más, sino en ellos y no piensan que la sociedad necesita también. Lo que uno escucha por Uribe y todo eso del Centro Democrático es que ellos no están de acuerdo con el proceso de paz como fue firmado por el gobierno y las Farc.

-          ¿Qué piensa cuando pase todo esto y sea civil?

De eso, lo que yo pienso es esperar. Como dice el dicho: Esperar el último humito a ver qué viene, porque uno no puede hacer planes hasta no ver cómo sigue la situación acá en este proceso.

-          Si se cristaliza todo como está en el acuerdo, ¿Qué va a hacer usted?

El pensado mío es trabajar en alguna forma porque yo no pienso hacer política, solamente trabajar en lo que pueda, pues ya estoy viejo, entonces uno brega ayudar en lo que más pueda en esta lucha y aportar en lo que más pueda.

-          ¿En qué fecha nació usted?

Yo nací en 1962. A estas alturas tengo 55 años, los voy a cumplir.

-          Y desde los 21 está en la lucha revolucionaria…

Sí señor. Desde los 21 años ingresé a las Farc y todavía estoy en esta organización.

-          ¿Con la idea de seguir luchando, seguir trabajando?

Ese es el pensado y el plan que tengo, de seguir adelante hasta donde dijo el otro, hasta que el destino o la suerte le ayude, porque hay muchos que dicen que hasta que Dios lo permita; no, de todas formas el destino y la suerte es la que lo va guiando.

-          ¿Piensa seguir unido o piensa separarse de la organización?

El plan de nosotros es seguir unidos. Eso es lo que más nosotros pensamos en eso, porque como dice el cuento: La unión hace la fuerza. El plan de nosotros es no esparcirnos, seguir unidos.

-          ¿Por qué  el gobierno no ha cumplido hasta ahora completamente con lo acordado en la Habana?

En esa parte sí no le sé decir, porque de todas maneras uno no sabe cuáles serán las exigencias que ha habido por parte de las Farc del cumplimiento y todo, nosotros siempre hemos dicho que cumplimos lo que se pactó en la Habana, eso es lo que siempre hemos dicho. No puedo decir del gobierno porque de todas maneras, ellos son un Estado y tienen mucha gente. El presidente puede decir: Hagamos esto, porque uno ha escuchado en esas reuniones que hace, hagamos esto. Listo. Pero, como de ahí para abajo tiene una cantidad de gente que uno no sabe si sean los dirigentes que no hagan el esfuerzo de cumplir con los planes que están acordados con el gobierno.

-          ¿No será una estrategia para intentar desmoralizar a las Farc – Ep?

Puede ser. Puede ser que eso sea para no desmoralizar propiamente a las Farc, pero sí de pronto a crear esa vaina con la guerrillerada, que de pronto no entienda. Eso se ha visto. El gobierno brega cómo la guerrillerada se abra, porque ese podría ser el plan del gobierno, de que la gente se abra y quedar la organización más debilitada, entonces ellos no tienen la necesidad de cumplir como estaba pactado, porque le quedaría más duro. Uno piensa eso, que podría ser una estrategia de él para que los guerrilleros que no entienden bien se abran, porque eso lo ha habido.

-          El gobierno no cumple, pero a través de los medios dice que es la guerrilla la que le viene colgando arandelas al proceso. ¿Cómo analiza este tejemaneje?

Eso es cierto. Pero como ellos tienen los medios de comunicación, pues ellos hablan todo lo que se les venga a la cabeza bregando cómo desprestigiarnos a nosotros y a decir que no está cumpliendo con una cantidad de cosas y usted lo puede ver cómo estamos nosotros ubicados acá.

Todas esas caletas, todos esos alojamientos que hay ahí, hechos con tulitas, es el sacrificio de nosotros que los hemos hecho, porque si no cómo estaríamos.


-          La situación es precaria no se está viviendo dignamente, humanamente. Además, en este asentamiento hay niños, veteranos, mujeres. Hay de todo…

Sí señor, aquí hay de todo como usted lo ha podido mirar. Aquí habemos de diferentes edades. De niños en adelante. Y ese es el compromiso que se ha hecho con el gobierno de estar dignamente, pero usted ve la necesidad y la realidad concreta, sin que nadie se la cuente, la puede apreciar.

-          ¿En qué aspectos ha cumplido el gobierno nacional?

Pues, en el tema de la alimentación, lo que uno logra analizar, la alimentación ha estado más o menos buena. No ha estado así tan mala. Eso es lo que yo pienso en esa parte. Uno no puede ponerse a hablar tampoco lo que no es, es lo que es, la alimentación ha estado buena. En esa parte, no es correcto decir que está mala, estamos porque se pactó un plan a través de la planilla, en esa parte se ha venido cumpliendo.

-          A pesar de todas las dificultades, ¿Sigue siendo usted optimista?

Sí, yo sigo siendo optimista en relación con el proceso de paz.

-          ¿Qué le quiere decir al pueblo colombiano?

Yo diría que seguir creyendo y seguir organizándonos y seguir exigiendo en lo que no se cumpla con el gobierno. Hacerle un llamado al pueblo colombiano que se manifieste en ese sentido. Ese es el apoyo nuestro, el pueblo. Si el pueblo nos apoya, este proceso de paz se va cumplir como está acordado.