Tolima
Typography

El poeta costumbrista Rómulo Mora Sáenz, conocido artísticamente como “El Indio Rómulo”, falleció ayer en Bogotá, al parecer víctima de la pandemia del coronavirus. Un verdadero juglar de la tierra boyacense que le dio brillo a Colombia en el terreno del arte y la cultura.



Nació el 23 de abril de 1931, en la población de Monguí (Boyacá). A los cinco años declamaba sin saber leer y escribir. Su abuelo lo animó regalándole primero el poema: “José Resurrección”, el cual memorizó gracias a la tesonera labor de su abuelo. Después, “Quiéreme chinita”.

Estudió la primaria en este municipio. Fue internado en Tunja, de donde se escapó, yendo a parar a Bogotá. Le tocó dormir durante algún tiempo en la calle hasta que un familiar lo encontró, terminando allí el bachillerato.

A los 16 años prestó el servicio militar en Quibdó (Chocó). Al terminar, se regresó a Bogotá, a estudiar teatro, carrera que comenzaron 120 y terminaron solamente seis. Fue el primer artista en participar de la inauguración de la televisora nacional de Colombia, durante la dictadura del general Gustavo Rojas Pinilla.

Durante el gobierno de Carlos Lleras Restrepo (1966 – 1970), tuvo un espacio semanal de treinta minutos en la televisión.

Montó un negocio propio en Bogotá, llamado: “El Rincón del Indio Rómulo”, donde declamaba todas las noches con cuatro o cinco tríos de música colombiana. El lugar fue afamado. Asistía gente adinerada. El mismo presidente visitó el lugar.

Inicialmente, el nombre artístico era: “El campesino boyacense”, pero al parecer el presidente Alberto Lleras Camargo (El muelón), lo convenció que en lo sucesivo se llamara: “El Indio Rómulo”.

Con este nombre artístico, emprendió una gira internacional, visitando a Méjico, Perú, Ecuador y España. Entrevistado no dudó al decir: “¡Lo que hago es inyectar colombianismo!”.

La muerte lo sorprendió cuando cargaba sobre sus hombros 89 años de edad. Se va un artista de la entraña popular del pueblo, un miembro directo de la Colombia profunda. Su obra seguirá brillando sin mancha en el amplio firmamento, como ese poema “Los Políticos”. Paz en su tumba.

Foto: Internet