Tolima
Tipografía

Es claro: El gobierno nacional viene manejando el proceso de paz con las guerrillas, más con los pies que con las manos. Su postura odiosa resulta denigrante. A pesar de los medios matizar la situación presentando simples hechos anecdóticos, es indudable que la situación de fondo es grave y compleja.



Pareciera que el gobierno nacional y su clase dominante hubieran matado el tigre y ahora le tuvieran miedo al cuero, como dice el dicho popular. Eso se da entre otras cosas, porque la clase dominante para sostenerse en el poder, lo ha hecho a punta de mentiras. Que la guerrilla es un monstruo, por ejemplo, se dijo durante más de 50 años. Hoy poco a poco se ha ido dando cuenta el pueblo común y corriente de las ciudades que eso era una soberana mentira, por cuanto la guerrilla son seres humanos con muchos sueños y expectativas como cualquier citadino o citadina.

El gobierno no renuncia a la mentira. Dice el ministro de defensa que el cultivo de alucinógenos ha aumentado en los últimos meses simple y llanamente porque la guerrilla lo estimuló. Le faltó decir que arma en mano ordenó al campesino sembrar más coca.

El incumplimiento de la adecuación de las zonas veredales transitorias de normalización son presentadas de tal manera que el receptor las asuma algo así como: “Eso se merecen por criminales”. Así las cosas, eso es correcto porque eso se lo merecían por el terrible daño que le hicieron a la sociedad colombiana.

No hay ni en el gobierno, ni en la clase dominante espíritu de reconciliación. Por el contrario. Todo indicaría que hay es un revanchismo que se expresa de esta manera. Incumplir o hacer las cosas lentas y a medias. Es como cuando el rico da una limosna. La tira lejos para que el mendigo la recoja. La da con asco y con desprecio.

La guerrilla ha mostrado tolerancia y aguante admirable. Quiere sinceramente hacer la paz y desarrollar su proyecto estratégico por el sendero de la dialéctica de la palabra y del argumento. Lo ha demostrado en distintas formas las fuerzas armadas revolucionarias de Colombia, ejército del pueblo (Farc – Ep) y también el ELN.

Hay quienes se preguntan por qué esa postura. Claro, no habrá quien diga que los dirigentes guerrilleros se cansaron de la lucha armada, se “aburguesaron” y “negociaron y pactaron la entrega”. Creemos que hay explicaciones mucho más científicas y elaboradas. La guerrilla es pueblo y la guerra para el pueblo es una tragedia, mientras la paz es una esperanza de vivir y hacer producir las ubérrimas tierras colombianas.

En sentido contrario, la guerra para la burguesía es un negocio lucrativo. ¿Cómo se apoderaron los grandes terratenientes de inmensas extensiones de tierra en Colombia? Pues a través del despojo, del desplazamiento y del terrorismo de Estado. Álvaro Uribe Vélez no es propietario de grandes latifundios trabajando honradamente, por ejemplo. La inmensa mayoría de veces fue a través del hurto, de la amenaza y del engaño. A través del narcotráfico. Hay que leer su biografía no autorizada o el narcotraficante número 82, por ejemplo para comprender mejor lo que se está diciendo.

Por eso la guerrilla persiste en el proyecto de paz a pesar de los desaires e incumplimientos del gobierno nacional. No es cobardía, no es cansancio. Es convicción en su proyecto revolucionario estratégico. La implementación será un paso político importante que viene ganando la guerrilla al demostrar claramente la incapacidad del estado para cumplir lo pactado y de paso, su seriedad en lo acordado. Es decir, la gran conclusión hasta estos momentos es: “La guerrilla sí cumple, el Estado no cumple”.

La vigilia nacional por la paz, evento de las Farc – Ep en octubre del año pasado, se convirtió en escenario de encuentro de todos los credos religiosos que hay en Colombia, quienes se pusieron de acuerdo para orar por la paz desde sus cosmovisiones teológicas, demostrando de esta manera que sí es posible la unidad en la diversidad y pluralidad.

En esa oportunidad dijo el comandante fariano Donald Ferreira: “Es una integración importantísima donde el pueblo se da cuenta que no es como lo dice la propaganda mediática de los medios de comunicación, sino que es otra realidad verdadera”. Agrega el comandante: “Aquí se sabe quiénes sí estamos pregonando la verdadera paz con justicia social en Colombia sin ningún tipo de lucro, sin ningún tipo de mentira y sin ningún tipo de propaganda oscura que se pregona a través de los medios de comunicación”.[i]

Por su parte, el comandante Wilson Saavedra, del bloque occidental Alfonso Cano, acerca de la vigilia anotó: “En esta vigilia todos nos miremos como hermanos, todos miremos cómo aportarle a este país para construir una paz estable y duradera”. Subraya: “Que sea un momento de reflexión, para que a partir de acá, salgamos todos con aire nuevo de unidad que es lo que necesita este pueblo”.[ii]

Sabemos que el pueblo está alienado, sabemos que el pueblo está atemorizado y sabemos que el pueblo es víctima del analfabetismo político. Todo eso lo sabemos y sabemos que los efectos de una realidad tan dura como esta son realmente catastróficas. Sin embargo, creemos sinceramente en lo que solía decir Jorge Eliécer Gaitán: “El pueblo es superior a sus dirigentes”. Por lo tanto, el pueblo sabrá jugar un papel protagónico en esta disputa entre la paz y la guerra. Una vez más será superior a esta casta oligárquica criminal, infame y pusilánime que no quiere que sus intereses de clase sean afectados en lo más mínimo.

Sabemos que el gobierno nacional quiere minar la moral revolucionaria de los guerrilleros incumpliendo y subvalorando el enorme esfuerzo que están haciendo. Ante esta acción desvergonzada del alto gobierno, el pueblo se viene solidarizando visitando las zonas campamentarias llevando algún alimento o medicamento. Hay que hacerlo. Santos no puede pretender rendir a la guerrilla a punta de hambre. El pueblo sabrá responder a esta nueva infamia y estará a la altura de los acontecimientos. El premio  nobel de paz 2016 no podrá seguir tratando este proceso de paz con los pies. El pueblo unido y consciente no lo permitirá.

[i] LOMBANA SILVA, Nelson. La otra versión acerca de las Farc – Ep reportajes. Página consultada 6.

[ii] Ibíd. Página consultada 26.

Gáfica pie de foto.- Comandante fariano, Donald Ferreira de paso por Ibagué. Foto Nelosi.