Tolima
Typography

El alcalde de Ibagué, médico Guillermo Alfonso Jaramillo Martínez, al participar activamente de la décima Marcha Carnaval en Ibagué (Tolima), dijo que “era ya patrimonio de Ibagué”, una forma de protestar y defender los recursos naturales, especialmente el recurso hídrico del imperio inexorable de las multinacionales y transnacionales.



¿Qué indica esto? Indica que si bien es una lucha ambiental, también es una lucha política que se viene desarrollando al interior de las comunidades. Así lo indicó el ambientalista, Renzo García y así lo ha venido planteando el Partido Comunista. No se puede desligar una cosa de la otra. La razón es elemental: La presencia de las multinacionales y transnacionales con su espíritu imperialista y arrasador de la naturaleza, es posible gracias a decisiones políticas tomadas en el parlamento y en la presidencia de la república.

También lo expresan el indígena de Ortega (Tolima), William Alberto Tapia Oyola, médico de esta parcialidad, el compositor Jiménez y el niño Jarrison. Cada uno fija su posición clara y consecuente con el ambiente hoy, duramente amenazado por el modelo extractivista neoliberal impuesto a sangre y fuego. Veamos. Habla inicialmente el indígena, respondiendo las preguntas de la página web: www.pacocol.org:

-         ¿Qué lo anima a participar de la décima Marcha Carnaval?

Me anima al pensar que la gente se está multiplicando en la dinámica de la defensa del territorio de las multinacionales y los gobiernos de ultraderecha que como Uribe, nos tienen acabados por todas partes.

Por lo menos en Ortega (Tolima), las petroleras y la explotación de oro nos tienen acabados. La gente se está acabando porque ya no hay agua, no se encuentra comida. Las comidas ancestrales ya no se encuentran. La guayaba, la naranja, la guanábana, todos los cultivos cítricos se acabaron, hay pocas plantas y la gente se está acabando, se está enfermando de los pulmones, de la vista y también auditivo.

-         ¿La resistencia sería el camino para recuperar la autonomía de los territorios indígenas?

Claro, claro. Ahorita nos toca ya utilizar nuestra propia autonomía que es donde está la guardia, no puede haber policía, ni ejército, ni ningún ente del estado porque para eso semos la guardia indígena que está autorizada y está reconocida por el ministerio del interior y también de justicia.

Hace 20 días tuvimos un trabajo con todos los entes del estado para que vea que la guardia indígena ya se está organizando para hacer el protocolo dentro de nuestro territorio.

-         ¿Cuál es la realidad actual del territorio indígena en Ortega (Tolima)?

En Ortega está bastante deteriorado por que el río Tetuán está bastante contaminado por las aguas que salen de una empresa que es de Ecopetrol. Esa empresa está contaminando bastante. La gente se viene dando cuenta que el pescado huele a petróleo, todo está contaminado. La parte que viene del río Saldaña, de Ataco, donde estaban los mineros que sacaban oro con cianuro, está también contaminado, viene produciendo cirrosis en los intestinos. Eso está acabando con la gente.

Nos tiene pensativo esa vaina porque vemos que el estado no responde: Va al alcalde, va a la gobernación, va a entes como la Procuraduría, Contraloría, Fiscalía y allá, eso se arropan con la misma cobija, ahora qué me dice CORTOLIMA. Dan permiso sin ir a mirar los territorios y nosotros sufriendo. Solo firman y reciben la plata y nosotros llevando del costal y no nos dan nada.

Lo que nosotros necesitamos en estos momentos es que nos respeten el territorio, que nos dejen vivir en paz, no necesitamos plata, lo que necesitamos es tener comida, nuestros cultivos tradicionales como la yuca, el plátano, el cachaco, la naranja, la guanábana, todo lo que nos alimenta y es bueno, verdaderamente que permitan que nuestro territorio y nuestros sitios sagrados sean respetados.

Maestro Jiménez

“A todo este Tolima comprometido con la riqueza mayor que podemos tener en nuestro territorio: El agua, la vida, la biodiversidad. Me alegra ver cómo ha venido creciendo la conciencia, tanto en el Tolima donde se ha proyectado a otras regiones del país, donde cada vez es mayor la conciencia de que esto hay que defenderlo y que es una causa en la que debemos congregar y trabajar arduamente”.

“Yo, soy artista, no soy político, no soy empresario, no soy funcionario público, soy un ciudadano convencido de que también cantando podemos ayudar a esta hermosa y bella causa ambiental”. 

Por su parte, el líder ambientalista de Cajamarca (Tolima), Jimmy Torres, expresó: “Llevamos 18 años defendiendo a Cajamarca, a Piedras, a Arbeláez, y a muchos municipios más, ahora le toca a las presentes y futuras generaciones  defender el agua, la vida y el territorio”.

“Quiero decirles que el río Cauca ha hablado y dice: No queremos la represa de hidroituango. Nos solidarizamos con la gente del Cañón del Combeima, porque el Cañón del Combeima no quiere la minería, tampoco Cajamarca, Cajamarca quiere seguir produciendo comida para que ustedes tengan en sus alacenas comida todos los días. Me despido diciendo: ¡Sí a la vida, no a la mina!”

El niño Jarrison

 


Niño cajamarcuno. Diez años de edad. Leyó documento. Apartes son los siguientes: “Niños y campesinos de Colombia: Pertenecemos a la empresa más grande del mundo, que es la agricultura, es la única que da de comer desde el más chico hasta el más adulto sin importar sin importar credo religioso o político”.

“Sabemos: La tierra no pertenece al hombre, el hombre pertenece a la tierra. Todo lo que ocurre en la tierra, les ocurrirá a los hijos de la tierra. El hombre no entendió la trama de la vida, era solo un nido, lo que haga a la tierra, se lo hace así mismo”.

“Mil gracias a todos los presentes por ayudar a cuidar y proteger la casa de todos. Muchas gracias, dios los bendiga”.