Tolima
Typography

Ahora que los Estados Unidos y las burguesías continentales afiebradamente se empecinan en enfrentar los pueblos hermanos de Colombia y la república bolivariana de Venezuela, con el único y mezquino propósito de recuperar los recursos naturales para sus intereses de clase, bueno resulta rescatar y dimensionar el pensamiento del Libertador de estas repúblicas, Simón Bolívar. Pensamiento cuya vigencia no admite discusión alguna, como bien lo señala el doctor, Iván Guillermo Rincón Urdaneta, ex embajador de Venezuela en Colombia.



El doctor Rincón Urdaneta hace referencia a dos puntos centrales y característicos del Libertador: La obra política y militar y su pensamiento político. El ideario propiamente dicho, expresado en proclamas, documentos y cartas. Ideas que hoy se siguen discutiendo, atacando y defendiendo, lo cual indica que su pensamiento se mantiene vigente.

Dice: “Las dos dimensiones de Bolívar, su obra política y su pensamiento se funden hoy en el tiempo en una misma ecuación. El reciente ejemplo de la irrupción en Venezuela en 1.998, su país natal, de un proyecto Bolivariano, profundamente latinoamericanista y antiimperialista, es una prueba fehaciente de la enorme vigencia e inspiración que aún en un mundo tan complejo como el de hoy, genera el Libertador”.[i] 

Sin lugar a dudas, el Bolivarianismo, como lo dice el doctor Rincón Urdaneta, “es un hecho político consumado, no es una corriente etérea ni efímera. Es una línea de pensamiento íntimamente vinculada a la construcción de nuestros conceptos sobre el Estado – Nación, así como con el sentido de pertenencia, la identidad nacional y el patriotismo”.[ii]

El espíritu integracionista del continente americano, desde Méjico hasta Cabo de Hornos, no para hacer un país inmenso por su territorio, sino por la unidad y el bienestar de sus habitantes, iluminó el pensamiento visionario del Libertador. Un verdadero orden social latinoamericano al alcance de los pueblos y no simplemente al capricho de la clase mantuana de la burguesía y el mismo imperio norteamericano que se comenzaba a perfilar.

Un proyecto que se sigue acariciando, a pesar de la adversidad de los últimos años con la demencial arremetida del imperialismo norteamericano y la postura pusilánime de gobernantes de algunos países como Colombia.

No es un proyecto fácil, pero tampoco imposible. El doctor Rincón Urdaneta, dice sin ambages: “No puede haber repúblicas soberanas sin hombres libres, no habrá hombres libres sin ciudadanos y los ciudadanos no pueden ser ciudadanos sin la educación que les permita ejercer sus derechos como hombres libres. De esa relación de factores debe nacer necesariamente el progreso y el desarrollo de nuestros pueblos”.[iii] 

Pensamiento del Libertador

El doctor Rincón Urdaneta, relaciona siete ideas claras del Libertador, las cuales tienen completa vigencia en el siglo XXI.

1.       La igualdad Social: Bolívar la definió en el discurso de Angostura, como el mecanismo necesario para completar y contrapesar a la vez, a la igualdad jurídica consagrada por las leyes, que en el capitalismo favorece a los poderosos (capitalistas) y degrada al desvalido (al pueblo).

2.      Educación popular y gratuita: Ante todo es deber del Estado y derecho de los ciudadanos. Era la idea presente en Bolívar y en su profesor Simón Rodríguez. Es la principal herramienta para generar el cambio social. Un pueblo analfabeta es ciego. Bolívar consideró crucial que el pueblo tuviera educación gratuita y de calidad.

3.      La Libertad: Factor clave en Bolívar. Los ciudadanos que gozan de ella a su vez llevan consigo la corresponsabilidad de respetar la libertad de los demás, observando las diferencias y las distintas formas de pensar.

4.      El Estado Social de Justicia: La justicia para Bolívar era la base de una sociedad virtuosa, sosteniendo los elementos rectores: La igualdad y la Libertad. “Un sistema de justicia probo garantiza la buena marcha del Estado y la convivencia ciudadana”, dice Rincón Urdaneta. “La justicia es la reina de las virtudes republicanas, con ella se sostiene la igualdad y la libertad”, afirma Bolívar. 

5.       El Latinoamericanismo: La visión endógena del Bolivarianismo, que no es más que la invocación de las raíces y de la génesis excepcional de América Latina  y el Caribe como unidad orgánica, con una historia y una composición étnica y racial única que la diferencia de otras sociedades.

6.      Balance de poder en la comunidad internacional: Dice Rincón Urdaneta: “Bolívar se mostró siempre favorable a la edificación de varios polos de poder entre las naciones emergentes en el contexto internacional para hacer contrapeso a cualquier aspiración hegemónica de cualquier potencia”. Era anti hegemónico.

7.      Antiimperialista y anticolonialista: Estos dos conceptos son propios de Bolívar. Luchó denodadamente contra el colonialismo y el imperialismo. Por eso propuso la unidad de América dejando por fuera a Estados Unidos. “Pareciera que los Estados Unidos estuvieran predestinados por la Divina Providencia a plagar de miserias los pueblos en nombre de la libertad”, afirmó.

¿No son estos temas vigentes en el siglo XXI? Por supuesto que están a la orden del día. Luego, el pensamiento de Simón Bolívar sigue vigente. No en vano dijo José Martí, héroe cubano: “¡Así está bolívar en el cielo de América, vigilante y ceñudo, sentado aún en la roca de crear, con el Inca al lado y el haz de banderas a los pies; así está él, calzadas aún las botas de campaña, porque lo que él no dejó hecho, sin hacer está hasta hoy: Porque Bolívar tiene que hacer en América Todavía!”. [iv]   

Gráfica.- Simón Bolívar.- Foto: Latinoamerica Exuberante

_________________________________________________
[i] RINCÓN URDANETA, Iván Guillermo. Bolívar, héroe, genio y pensamiento universal. Editorial Kimpres SAS. Bogotá, Colombia, agosto 2016. Página consultada 76.

[ii] Ibíd. Página consultada 76.

[iii] Ibíd. Página consultada 77.

[iv] Ibíd. Página consultada 93.