Jueves, 30 Octubre 2014 |

Lee aquí el periódico:

Vendedores ambulantes de Bucaramanga y Cúcuta luchan por sus derechos

Los vendedores ambulantes pululan por doquier. En Bogotá, Medellín, Barranquilla, Cali se encuentran localizados en los sitios céntricos de las aglomeraciones urbanas en expansión.


Recientemente las ciudades de Bucaramanga y Cúcuta, de la región nororiental  de Colombia, en los departamentos de los Santanderes, donde viven casi 5 millones de colombianos, han sido escenarios de este fenómeno y de la conflictividad que lo acompaña.

Los alcaldes de las dos ciudades, Lucho Bohórquez y Donamaris Ramírez, han desplegado acciones brutales con el ESMAD, dizque para recuperar el espacio público, ignorando la problemática social de los vendedores ambulantes y desconociendo sus organizaciones. Tratándolos como personas de cuarta categoría.

Los choques con la policía han sido violentos y muchas personas han parado en los calabozos y los hospitales con heridas y golpes mortales. Judicializados y sin sus pocas mercancías. Un drama humano que obliga la solidaridad del resto de la ciudadanía.

Las normas contra los vendedores expedidas por las alcaldías metropolitanas, como el Decreto 0179 del 2012, en Bucaramanga, se sustentan en la vigencia del Artículo 82 de la Constitución Nacional sobre el espacio público y en el Documento Conpes 3718 aprobado por Planeación Nacional en enero de este año, que en el marco de Visión Colombia 2019, establece los objetivos y alcances de la participación del gobierno nacional, las entidades territoriales, las autoridades ambientales, el sector privado y las comunidades en la planeación, gestión, control  y sostenibilidad del espacio público, en el marco de los objetivos y principios del ordenamiento territorial que establece la Ley de desarrollo territorial (Ley 388 de 1997), definiendo estrategias de coordinación entre los mismos para su implementación y generando procedimientos de seguimiento y evaluación de sus avances.

Con este protocolo almibarado, los dos burgomaestres, su tren de asesores y la policía antidisturbios, han arremetido violentamente contra dicha población para desalojarlos de los espacios naturales de trabajo cotidiano. Olvidando que su obligación es velar por el bienestar y el trabajo de sus gobernados.

En Bucaramanga el Alcalde Bohórquez, que en su época debió ser vendedor ambulante y con una administración plagada de clientelismo y corrupción,  ha ordenado el traslado de los informales para Feghali, San Bazar, Asovesan, Sanadresito y Mutis Plaza. Las batallas han sido monumentales, con gases, piedra y garrote, pues los vendedores han mostrado una gran valentía para defender lo suyo. Fui testigo de una de ellas. Además están organizados y sus pliegos de peticiones recogen los derechos básicos de las personas. Piden concertación, respeto a su organización, que los dejen organizarse en la plaza San Mateo, localizada en la Carrera 16 con calle 34, un área estratégica para el comercio de la capital santandereana, donde se arma un ventorrillo muy concurrido.

En Cúcuta la lucha también ha sido fuerte. El Alcalde Donamaris Ramírez, inmerso en sonoros escándalos por sobornos a los concejales, a propósito de una modificación del POT, que incorpora lotes rurales al perímetro urbano, ha proyectado una estrategia de guerra, muerte y represión contra centenares de vendedores callejeros, desplazados y victimas del Catatumbo que no encuentran otra manera de sobrevivir.

Las batallas en las calles y avenidas son diarias porque los informales se defienden con energía y entereza. Allí tienen el apoyo de la CUT y algunos directivos que entienden que dichas personas son trabajadoras a las que se debe proteger y garantizar sus derechos.


Las FARC-EP continuaron exponiendo la propuesta 4 sobre la “Responsabilidad sistémica y responsabilidades múltiples, frente a las víctimas del conflicto”; los sub-puntos 5, 6, 7 y 8 fueron presentados ante los medios de comunicación por el Comandante Matías Aldecoa

Por: Manuel Paz
Publicación: Jueves, 30 Octubre 2014 04:34
Seminario: Zonas de Reserva Campesina y sus perspectivas en el Tolima

En Colombia, la aplicación del modelo extractivista que se ha implementado a través de la locomotora minero energética impulsada por el gobierno de Juan Manuel Santos ha significado el recrudecimiento del proceso de despojo violento y procesos de desterritorializacion de las comunidades campesinas, indígenas y afrodescendientes en las regiones. En el Tolima los alcances y las afectaciones de la aplicación de esta política nacional se desconocen a ciencia cierta, sin embargo es evidente que los impactos negativos ambientales y sociales han desencadenado conflictos socio territoriales y procesos de resistencia desde las comunidades.

Por: Anzorc
Publicación: Jueves, 30 Octubre 2014 03:29
Carmen de Bolívar: crisis humanitaria en salud

En El Carmen de Bolívar se vive una crisis humanitaria en la atención de salud, al desbordarse la demanda por encima de la capacidad científica y técnica, del hospital municipal, donde acuden cada vez en mayor cantidad personas de todas las edades.

Por: Libardo Muñoz
Publicación: Jueves, 30 Octubre 2014 02:11
“Porque lo importante es la vida”

El Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos, Valle del Cauca, se solidariza con los familiares de los 43 estudiantes de Ayotzinapa- Iguala, Guerrero desparecidos el 26 de septiembre de 2014.

Por: CPDH - Valle del Cauca
Publicación: Miércoles, 29 Octubre 2014 05:28
Por: El Colombiano
Publicación: Jueves, 30 Octubre 2014 05:25

En la audiencia que se realizó  en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA, el estado colombiano estuvo en el banquillo. Diferentes organizaciones sociales denunciaron cómo el gobierno para imponer sus megaproyectos mineros y energéticos ha desplazado a miles de campesinos e indígenas de sus territorios.

 

Por: Raúl Ramírez
Publicación: Jueves, 30 Octubre 2014 05:00