Sábado, 25 Octubre 2014 |

Lee aquí el periódico:

Colombia: PIB y pobreza absoluta.

Las cifras del Producto Interno Bruto/PIB del segundo trimestre del 2012 tienen cantando victoria a los defensores del sistema social imperante en Colombia. Otros, millones de personas, siguen atrapados por la pobreza y la miseria más espantosa.


No obstante la grave crisis financiera internacional, la economía creció durante los meses de abril, mayo y junio,  del año en curso, un 4,9%, cifra estimada como favorable después de que algunos pronosticaron una caída inexorable debido a la lenta recuperación norteamericana, la debacle europea y el frenazo de Brasil, China e India.

El mayor aumento se dio en la construcción que logró un 18,4%, explicado por los desembolsos a los contratistas que construyen vías.

El sector minero/energético registra expansión del 8,6%, gracias a una inversión extranjera del 46%. Así que este sector empuja el crecimiento económico.

Por el contrario la manufactura decreció presentando una tasa negativa del 0,7% en relación con el 2011. La agricultura apenas si aumentó un 1,2%.

Los elogios para este cuadro se extienden al sistema financiero que acumula billonarias utilidades y a la política macroeconómica del Banco de la República con sus bajas tasas de inflación.

Sin embargo, tales avances económicos no se ven reflejados en el mejoramiento de las condiciones sociales de millones de colombianos. Los beneficios los acumula el grupo de los ricos y la plutocracia. Crece la brecha entre ricos y pobres.

La pobreza continua afectando la mayoría de la sociedad. Colombia es hoy el país más desigual de América Latina y el tercero del mundo, después de Haití.

Estamos históricamente entre los países más desiguales del planeta. El indice GINI (1) es casi del 0,60.

26 millones de colombianos están en la olla. Es el 54% de la población.

La desigualdad social se expresa en diversos ámbitos. En la posición socio-económica, en la brecha entre regiones y en las diferencias étnicas y de género.

El 9% más rico de la población se alza con el 60% del PIB. Al 10% más pobre le caen los sobrantes de la mesa del 0,5% del PIB

En la franja de los más pobres que tienen trabajo deben sostener a 6 personas en promedio. Los de la cúspide ven por dos.

Las diferencias regionales son abismales. El ingreso por habitante de un chocoano es la sexta parte de la de un bogotano.

Hay un gran desequilibrio entre las diez (10) principales ciudades que crecen y son polos de desarrollo y 800 municipios que registran niveles de pobreza del 67%. En dichos municipios existe una trampa de desarrollo infernal que no deja a nadie salir de la pobreza: no hay actividad económica significativa y la debilidad institucional permite que la corrupción de los politiqueros se quede con los presupuestos públicos.

A nivel nacional, si el promedio de Necesidades Básicas Insatisfechas es de 50%, entre los indígenas es de 60% y el de los afrodescendientes del 68%.

La mayoría de los colombianos se encuentra en el sótano de la sociedad. El empleo es precario, el sistema de salud es un caos, la educación es mediocre, la vivienda es escaza y el acceso a la justicia es imposible.

Para completar las políticas del Estado no tienen ningún impacto real. Familias en Acción, Jóvenes en Acción, Red Unidos, restitución de tierras, reparación de victimas, primer empleo y otras estrategias no producen resultados efectivos en la situación social de los colombianos. Estamos delante de un Estado que no es capaz de garantizar los derechos fundamentales de toda la población. Los programas del gobierno no encaran de manera estructural la pobreza nacional, pues esta es un rasgo central del subdesarrollo colombiano.

El 40% de los subsidios del gasto público se lo lleva el 18% más rico de la sociedad.

Seguimos siendo un país feudal en el que todo se asocia a rentas y tierras. El 0,5% de los más ricos se apropia de una quinta parte de la riqueza de la sociedad.

El Estado nunca se mete con los ricos, con la cúspide de la pirámide. La prueba está en el sistema tributario vigente. Mientras en Estados Unidos los tributos van del 22% al 30%; en Inglaterra son del 40%; y en Suiza son del 50%; en Colombia solo son el 5% y el 7% del patrimonio.

Aún así la evasión es de 20 billones porque los ricos se las ingenian para no pagar. Anomalías que por supuesto la reforma tributaria que se anuncia por Santos no corregirá porque todo seguirá igual, pues la política no hace nada para desconcentrar el ingreso nacional. Pese al que el PIB  y el presupuesto público se multiplicaron por dos en las dos últimas décadas la pobreza extrema solo se redujo un 0,9% y la desigualdad está intacta.

Esa es Colombia. Seguimos en que a los ricos les va muy bien pero al país/pobres les va muy mal.

Al pueblo le corresponde organizarse y luchar con toda la fuerza para terminar con este desastre social y el sistema de dominación oligárquica.
________________________________________________

1. GINI es un coeficiente que consiste en la medida técnica de la desigualdad en la distribución del ingreso, en la que 1 es lo más alto.

Por: La FM
Publicación: Sábado, 25 Octubre 2014 04:11

El 8 de julio de 2008 en la Vereda el Jabonal Alto Corregimiento San Francisco del Municipio de Yondó Antioquia, el Pelotón Aguerrido 3 del Batallón de Ingenieros número 14 Batalla de Calibío al mando del teniente Edgar Iván Flórez Maestre, dieron muerte al campesino Aicardo Ortiz Tobón reportando el hecho como una baja en combate.

Por: Humanida Vigente
Publicación: Sábado, 25 Octubre 2014 03:56