Tolima
Typography

Ayer se instaló oficialmente la mesa municipal de organizaciones sociales por la paz en la ciudad de Ibagué (Tolima). Durante su intervención, el alcalde Guillermo Alfonso Jaramillo Martínez lanzó pullas contra los Comunistas por las críticas que le vienen haciendo, según él sin razón alguna.



Y aunque el alcalde no estuvo presente, pues su dinámica frecuente es hablar y abandonar el recinto argumentando múltiples ocupaciones, los dirigentes comunistas Evelio Villarreal Herrán y Gilberto Salinas Nova, respondieron a las críticas del mandatario municipal.

“Nosotros no podemos hablar de paz y de reconciliación y luego salir a darle madera a los trabajadores, como lo viene haciendo el señor alcalde con los trabajadores del hospital San Francisco. Hoy quedan en la calle 99 de ellos. ¿Eso es un gesto de paz, señor alcalde?”, anotó el líder comunista.

“Los Comunistas lo apoyamos con tres condicionamientos fundamentales – agregó el camarada Evelio Villarreal Herrán – La paz, la defensa del medio ambiente y la defensa de lo público. Usted quiere privatizar a través de la APP (Alianza Público Privadas), lo cual no estamos de acuerdo los Comunistas de verdad”.

 

Por su parte, Gilberto Salinas Novoa, también dirigente Comunista y del Sindicato de Trabajadores Agrícolas del Tolima (Sintragritol), indicó sobre el mismo tema: “Jaramillo hizo un compromiso con el Partido Comunista aquí en Ibagué, que fueron tres puntos centrales: La defensa de lo público, la defensa del medio ambiente y la paz. Y no ha cumplido con lo público porque viene privatizando a través de un convenio público – privado y ahí están las consecuencias. ¿Eso es un gesto de paz? No, compañeros. La paz tiene un fundamento central. Lo que tenemos es qué socializar los acuerdos de la Habana y tan pronto se firme la paz con ELN, estaremos prestos también a socializar los acuerdos y a educar a nuestro pueblo, porque hoy en día las universidades, con el respeto que se merecen los académicos, las universidades están educando a nuestros hijos para que sean esclavos y no para que sean libres”.

Salinas Novoa, terminó su breve intervención de dos minutos, formulando el llamado a la unidad de acción sin ambigüedades y con conciencia de clase. “Yo como representante del sector agrario, debo decir que hemos trabajado, hemos puesto muertos y desaparecidos, pero ahí estamos en la lucha poniéndole el pecho a las vicisitudes gubernamentales. Hoy los invito a que nos unamos: Liberales, Conservadores, Religiosos, Testigos de Jehová, todos los que queramos la paz y queramos acabar con el neoliberalismo, con la perspectiva de acabar con ese andamiaje político obsoleto que tenemos en el país”. 

También hubo reacciones de otras organizaciones diferentes al Partido Comunista en relación con la postura que viene asumiendo el alcalde Guillermo Alfonso Jaramillo Martínez. Una de ellas, es la de Nelsy Gómez, presidenta regional del sindicato Anthoc: “No estamos de acuerdo con la propuesta que propone el alcalde de despedir a 99 trabajadores y que la crisis la tenga que pagar los trabajadores, por cuanto es una crisis estructural de la política económica y social del modelo de salud”.

Agregó: “Que para salvar el hospital San Francisco, nosotros los trabajadores nos tenemos que bajar el salario y perder estabilidad laboral. Este es un problema que afecta a toda la ciudadanía, es un problema social que es el derecho a la salud. Estamos hablando de paz, luego no podemos ser generadores de guerra, si estamos construyendo un nuevo país, no podemos los trabajadores que somos mujeres en un 80 por ciento, seamos golpeados de esta forma”.

También denunció la lideresa sindical la orden del alcalde de agredir la protesta de los trabajadores con el criminal Esmad. “Fuimos agredidos por el simple hecho de luchar por el derecho al trabajo y por llamar al alcalde al diálogo y a la concertación. Lamento que en esta reunión no se haya dicho nada de la problemática de la salud en Colombia. Pido que debe hacerse una agenda social, porque sin vida no hay salud, sin vida no hay paz, sin trabajo tampoco hay salud”.

El mandatario municipal debería entender que los Comunistas no están en desacuerdo con su discurso, porque este es bastante “izquierdoso”, lo que están en desacuerdo son con los hechos, los cuales son casi que diametralmente opuestos a los planteamientos. No se puede ser coherente al hablar de paz, el mismo día que masacra a 99 trabajadores, entre médicos, enfermeras y auxiliares en el hospital San Francisco y ordena llenar esta institución de esbirros del Esmad, por ejemplo.

Graficas .-Evelio Villarreal Herrán y Gilberto Salinas Novoa, en su orden de declaraciones. Fotos Nelosi.