Lunes, 22 Diciembre 2014 |

Lee aquí el periódico:

El Procurador usa rectificación para avanzar su cruzada contra el aborto

El Procurador acató la orden de la Corte Constitucional que lo obligaba a rectificar varias actuaciones en relación con el aborto en las que había mentido y rectificó formalmente. Pero aprovechó que tenía todas las cámaras encima para avanzar su cruzada contra el aborto.

En su alocución al mediodía, justo a tiempo para salir en el noticiero, el Procurador hizo una intervención de poco menos de 10 minutos en la que hizo referencia a un comunicado que había repartido previamente entre los periodistas, pero que tenía información ligeramente diferente a la que utilizó en su discurso.

En su intervención explicó que había expedido un comunicado de prensa que rectificaba la expresión “campañas masivas de promoción del aborto como derecho” contenidas en el comunicado de prensa del 21 de octubre de 2009; que había emitido una resolución que derogaba toda la circular 029 de 2010 en la que señalaba que la objeción de conciencia no tenía límites (dijo que con eso iba más allá de lo exigido por la Corte, que era solo modificar un punto de la circular aunque consiguió el objetivo de no tener que mencionar lo que rectificaba de manera explícita) , y que eliminaba un punto de la circular 21 de 2011 que señalaba la existencia de libertad de conciencia de las instituciones; que Ilva Miryam Hoyos ya había cumplido con la orden de revocar un oficio y una circular que le ponían límites a la obligación de la Superintendencia de Salud para remover obstáculos para la IVE.

También aprovechó para anunciar que ratificó a Ilva Myriam Hoyos y a María Eugenia Carreño, “porque la entidad y el país y necesitan el profesionalismo de estas servidoras públicas”.

Sin embargo, no mencionó en su alocución la almendra de la solicitud de rectificación de la Corte, que sí está en el comunicado: “La posición oficial de la Procuraduría General de la Nación debe ser «en Colombia, la anticoncepción oral de emergencia (i) no tiene carácter abortivo sino anticonceptivo, (ii) su uso no está restringido a las hipótesis despenalizadas de aborto, (iii) las mujeres que hacen uso de ella fuera de las causales despenalizadas de aborto no incurren, en ningún caso, en el delito de aborto y (iv) hace parte de los servicios de salud reproductiva que las mujeres colombianas pueden libremente elegir.»

Lo que sí aprovechó para decir en su alocución es que el Procurador y sus delegadas no han mentido (como sí lo demostró la Corte), y que por lo tanto mañana mismo pediría la nulidad de la sentencia. Además no se quedó allí.

Aprovechó que tenía la atención nacional para pedirle no solo a la sala plena de la Corte Constitucional que resolviera su nulidad lo más pronto posible argumentando que tiene “graves deficiencias e inconsistencias en su contenido”. Ordóñez dijo que existe una “discusión interpretativa” y que en un estado pluralista como el Colombiano esos “disensos” son “sanos y necesarios”. También aprovechó para pedirle al Consejo de Estado acelerar la anulación del decreto que reglamentó el aborto en los casos excepcionales permitidos por la Corte y al Congreso impulsar una ley para regular la misma sentencia.

Terminó su alocución asegurándole a los colombianos que “podían estar tranquilos” porque el Procurador seguiría defendiendo la familia y la vida “desde la concepción hasta la muerte”.

De esta manera, Alejandro Ordoñez convirtió la derrota que significó la orden de rectificación de la Corte Constitucional por haber usado su cargo para mentirle a los colombianos en una victoria con múltiples objetivos.

Los objetivos

Con su “rectificación”, Ordóñez le puso una vela a Dios y otra al Diablo, como lo necesita para garantizar su reelección: cumplió formalmente con la orden de la Corte Constitucional, con lo cual le permite a los liberales -como ya lo hizo Simón Gaviria decir que el Procurador sí respeta la institucionalidad. Y al mismo tiempo, reafirmó su posición católica con los conservadores. 

Al aprovechar la rectificación para enviar el mensaje que lejos de reconocer que se equivocó con sus afirmaciones sobre el misoprostol, la píldora del día después o el aborto él cree que el tema “no está cerrado” y que por el contrario tanto el Congreso (donde tiene un apoyo mayoritario) como el Consejo de Estado (donde por lo menos siete de los consejeros le aceptaron a Semana que tienen parientes en la Procuraduría y el resto no contestó) están en deuda mientras revocan el decreto que reglamenta el aborto y sacan una ley que lo regule, respectivamente.

Al anunciar que pedirá la nulidad del fallo, el Procurador también le tira un anzuelo a la Corte Constitucional para que revele en cómo están las cargas ideológicas en su nueva composición. Después de la entrada de Luis Guillermo Guerrero, que es conservador, este sería el primer caso políticamente cargoado. Si Corte tuviera un fallo dividido eso polarizaría la elección del magistrado que reemplazará a Humberto Sierra, que está planeada para el mes entrante.

Ilva Myriam Hoyos, la Procuradora Delegada para la Mujer, la Infancia y la Juventud, y  mano derecha de Ordóñez en su cruzada antiaborto, está nuevamente postulada ante el Consejo de Estado para ser ternada para magistrada de la Corte Constitucional. Ya la vez pasada fue una de las que tuvo mayor votación inicialmente aunque su nombre polarizó tanto que luego se desinfló.

Si los conservadores ven que esa nueva curul sería definitiva para cambiar la posición de la Corte frente al aborto, la campaña se intensificaría para evitar que la terna sea totalmente liberal, como ya lo acordó internamente el Consejo de Estado.

Sin embargo, una cosa es lo que pueda querer el Procurador y otra que lo consiga. La Silla Vacía confirmó que en la Corte Constitucional hay por lo menos cuatro nulidades pendientes, algunas de las cuales llevan más de un año sin ser resueltas. Aunque la Corte tiene la potestad de alterar el orden del día y por ejemplo, decidir primero la del Procurador, la decisión más fácil es simplemente que entre en cola y resolverla una vez ya esté elegido el reemplazo de Sierra Porto.

Por otro lado, la nulidad tendría pocas probabilidades de prosperar. Esa figura no es una segunda instancia en la que se reabre el caso y se escuchan de nuevo los argumentos. Es un recurso excepcional para cuando una sala de tutela de la Corte ha violado el debido proceso o ha ignorado la jurisprudencia de la sala plena y cambiado el precedente sin una debida argumentación.

En este caso es evidente que no se violó el debido proceso ni es sobre eso que, según lo que dijo el Procurador, fundamentará su petición. Dijo que es para que decida la cuestión “interpretativa”, algo para lo cual no se usa la nulidad.

Dado que es evidente que el Procurador sabe que la nulidad no se usa para eso, se explica que hubiera dicho -en su alocución, más no en su comunicado- que usaría ese recurso para enfatizar que su cruzada contra el aborto continúa. Y es que el Procurador ha llevado a otro nivel algo que empezó Álvaro Uribe: ideologizar los procesos decisorios para conseguir efectos políticos.

 

 

En Colombia, hasta hace unos años, los políticos que querían conseguir sus objetivos jugaban al pragmatismo. Uribe -con José Obdulio a la cabeza- planteó varias discusiones ideológicas pero casi todas alrededor del tema del conflicto armado y la seguridad, en las que la mayoría parte del país estaba de acuerdo.

El Procurador Ordóñez lo ha llevado al campo de la moral y los derechos de las mujeres y los homosexuales (que en su opinión tienen menos derechos). Pero en los próximos meses, y a medida que avancen las negociaciones con las Farc, este tipo de ejercicio político seguramente se verá mucho más.

El tema de las tierras, de qué tanta impunidad se le debe conceder a los guerrilleros a cambio de que dejen las armas, la participación política de los excombatientes será un terreno fértil para que los políticos le apuesten al camino ideológico más que al pragmático.

El Procurador Ordóñez -si logra la reelección- será uno de ellos, máxime si tiene en la mira convertirse en el candidato del Partido Conservador para las presidenciales del 2018.

Esto le plantea al presidente Santos -que es un pragmático y sabe que para conseguir un acuerdo de paz con la guerrilla el país tendrá que tragarse muchos sapos- un dilema adicional frente a si postular a una persona con posibilidades políticas de darle la pelea al Procurador o simplemente nominar a un “jurista respetable” sin ninguna capacidad de ganar. Una cosa buena que tiene Ordoñez es que es predecible.

Fuente La silla Vacia

 

Por: H. Durango
Publicación: Domingo, 21 Diciembre 2014 03:35

El Consejo de Estado asegura que la muerte de Josué Giraldo Cardona fue orquestada por miembros de la fuerza pública.


El exterminio de la Unión Patriótica, el partido político que nació en el proceso de paz del gobierno de Belisario Betancur, sigue siendo uno de los capítulos más vergonzantes en la historia política del país. Más de 2.000 de sus dirigentes, de los cuales nueve alcanzaron la dignidad de congresista. Durante las décadas de los ochenta y noventa, la Unión Patriótica (UP) prácticamente fue silenciada por la macabra alianza entre paramilitares y algunos agentes del Estado.

Por: Semana
Publicación: Sábado, 20 Diciembre 2014 04:09