Si bien a los trabajadores colombianos no les caería nada mal una prima a la canasta familiar que contribuya a mejorar su bajo poder adquisitivo, la prima extraordinaria a la canasta familiar que propone el senador Álvaro Uribe y que avanza en el Congreso, no representa nada significativo, es algo pasajero.

“Los trabajadores la vemos más como un acción demagógica, un acto absolutamente populista del señor Uribe, de cara a las elecciones de octubre. Uribe cuando era presidente nos empobreció y ahora nos quiere dar una migaja, que apenas satisface mínimamente las necesidades de los trabajadores”, señaló al respecto Fabio Arias, fiscal de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), para quien la propuesta del uribismo tiene otras aristas que la hacen inconveniente.

Una, principal, es el hecho de que los recursos para el pago de la prima no salen de los empresarios ni de la hacienda pública sino de las cajas de compensación, del subsidio familiar. “Sale de la plata de los trabajadores que aportan a las cajas. Es como hacer una fiesta con la plata de uno”, agregó Arias.

Cree que el proyecto de ley que presentó el Centro Democrático al Congreso, que le darías facultades extraordinarias al Presidente para implementar el pago de esta prima, podría ser aprobado fácilmente toda vez que no necesita aval del gobierno porque los recursos para la prima no salen del presupuesto de la nación.

Es de anotar que el proyecto ya fue aprobado en primer debate en la Comisión Séptima del Senado, y para ser ley de la república requiere aún la aprobación en plenaria del Senado y los debates en la comisión séptima y plenaria de la Cámara de Representantes.

Por otra parte, según la CUT, esta ley no es necesaria. El Presidente de la República no requiere facultades extraordinarias para expedir un incremento del salario.

Por ello demanda que la Ministra de Trabajo, Alicia Arango, convoque de manera extraordinaria a la Comisión Permanente de Concertación de Políticas Laborales y Salariales, para que sea este el escenario donde se estudie la iniciativa del uribismo.

Leer más...

Extractos) En el año 2002, el gobierno de Hipólito Mejía en República Dominicana sorpresivamente eligió comprar nueve aviones Super Tucanos de la empresa brasileña Embraer para proteger los cielos de la mitad de La Española, como durante la Colonia se llamó a la isla que comparten Haití y Dominicana.

Leer más...

Más artículos...