Internacional
Tipografía

Recibimos la noticia que estaba muy enfermo y nos produjo una enorme tristeza. Patricio Echegaray, comunista argentino, internacionalista, compañero y amigo, hoy lo despedimos.



Lo conocimos en plena crisis de los Partidos Comunistas del mundo, del continente, de la región. Nos reconocimos como comunistas que buscábamos las razones intrínsecas a nuestra teoría y práctica para la derrota que ponía en cuestión los sueños y las luchas de generaciones.

Tuvimos su mano solidaria, su intelecto inquieto, su apoyo, y sus esfuerzos para que los uruguayos fuéramos capaces de seguir existiendo, seguir aportando a la unidad de nuestro pueblo, al tiempo que nuestros camaradas argentinos hacían los máximos intentos para que, en su país, se pudieran saltar las barreras del sectarismo y forjar una alternativa de izquierda.

Al igual que Gladys Marín, otra amiga y camarada que quedó en Chile sosteniendo la bandera roja.

Con profundo dolor recibimos la noticia de la muerte del camarada Patricio Echegaray, quien fuera secretario general de la Federación Juvenil Comunista de la Argentina y del Partido Comunista de la Argentina. Patricio fue un revolucionario cabal, internacionalista, solidario, comprometido con la suerte de su pueblo, las luchas por la emancipación social en el continente y con todos los pueblos del mundo.

Compartimos con él y con su Partido la lucha, las esperanzas, los sueños, los dolores y las alegrías. Siempre recibimos su solidaridad y su compromiso fraterno. Trabajamos juntos por la unidad de la izquierda en el Foro de San Pablo, por la construcción de una perspectiva popular en el Foro Social Mundial, para hacer realidad lo de que otro mundo es posible, y también, en la búsqueda de caminos de desarrollo revolucionario con los partidos comunistas del continente.

A su familia, a los militantes del Partido y de la Fede, hacemos llegar un apretado y fraterno abrazo.

Montevideo, 10 de agosto de 2017 Comité Ejecutivo Nacional del Partido Comunista de Uruguay tornados de la época, se había formado en la juventud comunista, en la «Fede». Juntos amanecimos tantas noches analizando pasados, comparando situaciones, pensando perspectivas. Juntos aportamos en el ámbito del Foro de San Pablo tratando de generar ámbitos de reflexión, de acuerdos, de aprendizajes, con las más diversas fuerzas de izquierda y progresistas del continente.

Juntos generamos encuentros de los partidos comunistas de América Latina, diversos en tamaño, influencia, dificultades y avances. Lo vi por última vez el día de las elecciones nacionales de 2009, esa noche agridulce, del voto rosado y el pasaje a la «segunda vuelta». Preguntaba, inquieto, comprometido, solidario, como siempre.

Hoy, no está Gladys, no está Patricio. Los pueblos y partidos continúan, pero voy a extrañar a ese hombre tierno, generoso, inteligente, que fue mi amigo y apoyo en momentos terribles.


(Tomado de El Popular)