Internacional
Tipografía

El domingo 28 de junio de 2009, los hondureños despertaron enfundados en un golpe de Estado. Sufriendo en pleno siglo XXI, el triste y bestial pasado de sus abuelos y bisabuelos.



El entonces presidente, José Manuel Zelaya fue derrocado y se impuso un gobierno de facto apoyado por EEUU que determinó la conducta rufiana de la Organización de Estados Americanos (OEA) y Naciones Unidas (ONU).

Con la ayuda de las fuerzas “del orden”, los grupos de poder económico y político impusieron al dictador Roberto Micheletti que por seis meses extendió por el territorio una salvaje represión militar. 210 días marchó “la Resistencia” contra el golpe, todos los días fue atacada con fuego, palo y bala.

A nueve años del fatídico acontecimiento, la sociedad hondureña ve caer los días y levantarse la noche sin horizonte claro, encorvada por la profundización de la pobreza, la corrupción, la impunidad, la violencia, y la criminalidad, y para colmo, se vino una reelección ilegal, violando la constitución nacional.

El golpismo no ha soltado el poder con la misión de consolidar la impunidad y Juan Hernández, permanece –hasta ahora– fraudulentamente en el poder.

Desde la destitución de cuatro magistrados de la Corte Suprema en 2012 hasta las más recientes violaciones a la Constitución y sus leyes, la situación política, económica y social se ha ido agravando

En nueve años, los hondureños han sido testigos de más de 70 mil asesinatos, con la complicidad de EEUU, el supuesto “paladin delos DDHH”.

Después del golpe de estado se denunció la violación sexual de 54 mujeres, y otros tres mil crímenes cometidos por las Fuerzas Armadas, que permanecen en la impunidad.

Las organizaciones sociales han sido golpeadas por la represión, y no se respeta la vida de los líderes sociales.

El 2 de marzo de 2016 fue asesinada la combativa defensora y dirigente indígena, Berta Cáceres.

La migración va en aumento sin que los medios de comunicación hablen de “crisis migratoria”. Miles buscan llegar a los EEUU para escapar de la pobreza e inseguridad galopantes.

La dictadura, en lugar de sentir verguenza por su incapacidad de generar oportunidades de trabajo y evitar la migfración, se enorgullece y celebra las remesas.

La violencia y criminalidad han crecido exponencialmente, aunque las estadísticas oficialistas se esfuerzan en hacer creer a la población que los homicidios han bajado (¿suena conocido?)

En los últimos nueve años, los hondureños han experimentado cómo una minoría extremadamente adinerada cada día "vuelve más pobres a los pobres".

Acompañado por José Miguel Vivanco de la “Human rights Watch”, (que habló de “indicios contundentes de fraude electoral" en la elección presidencial del 26 de noviembre), Almagro, el sicario general de la OEA, guarda cómplice silencio con el dictador Hondureño, mientras en la frontera colombo-venezolana invitó a la guerra afirmando:

“No se puede descartar una intervención militar contra el Gobierno de Nicolás Maduro”.
Una intervención que daría paso a los horrores de una guerra fratricida, con destrucción y muerte en ambos países, y grandes sufrimientos para ambos Pueblos.

El Pueblo Hondureño tiene derecho a derrotar la dictadura y construir un nuevo momento de su historia.

Fuentes:
http://www.web.ellibertador.hn/index.php/noticias/nacionales/2896-a-nueve-anos-del-golpe-de-estado-honduras-hervidero-de-problemas
http://www.pacocol.org/index.php/noticias/internacional/5204-honduras-9-anos-despues-del-golpe-de-estado-contra-el-gobierno-progresista
https://criterio.hn/2017/12/08/cronologia-del-fraude-electoral-honduras/
http://www.pacocol.org/index.php/noticias/internacional/5999-dictadura-en-honduras-paraiso-de-represion-fraude-y-corrupcion
https://www.dw.com/es/hrw-indicios-contundentes-de-fraude-electoral-en-honduras/a-41750924
http://www.pacocol.org/index.php/comite-central/comite-ejecutivo/3314-honduras-tiene-derecho-a-construir-un-nuevo-momento-de-su-historia