Internacional
Typography

(Extractos) Ha llegado a Colombia, varios meses luego de su nombramiento, el operador de guerra Philip Goldberg para asumir su cargo como nuevo embajador de los Estados Unidos (…)



La nominación de Goldberg llegó en un momento crítico para las relaciones entre ambos países, pues, a pesar de que la élite uribista es funcional al gobierno estadounidense en sus planes contra Venezuela, Trump arremetió contra Colombia recientemente por el incremento de cultivos ilícitos en el país, afirmando que "más drogas están saliendo de Colombia ahora que antes de que él (Iván Duque) fuera presidente, por lo que no ha hecho nada por nosotros" (…)

Goldberg (…) fue coordinador del Plan Colombia en la Embajada de Estados Unidos en Bogotá.

Lideró en el terreno aquella estrategia "antinarcóticos" que EEUU financió desde 2001 hasta 2015, con casi 10 mil millones de dólares en ayuda, de los cuales el 71% se destinó a las fuerzas de seguridad colombianas y a la compra de armamento y equipamiento militar en EEUU.

Esto intensificó una ola de violencia paramilitar que afectó directamente a más de 6 millones de personas, de hecho, se dice que Goldberg habría sido el elegido de Trump para el cargo por su "experiencia" en la región. Grupos paramilitares como Los Rastrojos representan la vigencia de su legado.

En esta oportunidad le tocará confrontar a la resistencia del Congreso colombiano y los tribunales contra los planes impuestos por EEUU para reanudar la fumigación aérea contra los cultivos de coca.

Esta estrategia fue un elemento clave del Plan Colombia, pero actualmente está prohibida debido a la creciente evidencia de que es ineficaz y constituye un grave peligro para la salud pública y el ambiente (…)

Goldberg también intentaría implementar mecanismos (convencionales o no) para desmovilizar a sectores políticos que quieren poner fin a la "guerra contra las drogas" respaldada por EEUU, ya que se comprometió a buscar la aprobación de legislación para buscar una solución a largo plazo contra el tráfico de drogas del país (…)

Adam Isacson, director de supervisión de la defensa de la Oficina de Washington para América Latina (WOLA), opinó: "Probablemente se centrará más en la asistencia militar y la erradicación de cultivos que en la implementación de los acuerdos de paz y la protección de los derechos humanos. Pero esa es la postura actual de EEUU, de todos modos" (…)

Goldberg trabajó desde Kosovo en la separación de los Estados de Serbia y Montenegro, que se produjo en junio de 2006, como el último paso en la desintegración de Yugoslavia. Este proceso, que da origen al término "balcanización", se desarrolló durante una sangrienta década de guerra civil creada para dividir mediante procesos de "descentralización" y "autonomía", lo que finalmente se impuso con la intervención militar norteamericana y la presencia de tropas de la OTAN y la ONU que ocuparon los Balcanes.

En la guerra civil yugoslava predominó la "limpieza étnica", que consiste en la expulsión o aniquilación de los grupos étnicos tradicionales que conformaban el territorio de Yugoslavia. El más cruel de estos exterminios raciales ocurrió entre los serbios y los croatas (…)

Desde Kosovo promovió el conflicto entre las fuerzas serbias y albanesas (…)

En la serie documental Invasión USA (2014), el ministro de la presidencia de Bolivia, Alfredo Rada, relató que Goldberg "conocía perfectamente lo que son las luchas interétnicas y los conflictos nacionales al interior de un mismo Estado".

Luego de que Evo Morales venciera el 10 de agosto de 2008 en un referendo revocatorio para sacarlo del poder con un 67% de los votos, el sector derrotado protestó en las calles contra la legitimidad del mandatario, a quien no aceptaban en el cargo. Se trataba de movimientos secesionistas de los departamentos Beni, Santa Cruz y Tarija.

El gobierno boliviano acusó a Goldberg de fomentar las protestas sociales tras reunirse con la oposición para que realizaran manifestaciones antigubernamentales; el fin era activar un golpe suave, como se pretende en la actualidad (…)

Acusado de fomentar la disidencia y de conspirar contra el gobierno mientras se desempeñaba como embajador de EEUU en Bolivia (...)

El gobierno estadounidense rechazó fervientemente las acusaciones pero no pudo evitar su expulsión del país andino el 10 de septiembre de 2008, cuando ya la Agencia de los EEUU para el Desarrollo Internacional (USAID) había canalizado más de 4 millones de dólares para apoyar a los opositores de Morales.

Asimismo, como medida recíproca por parte del gobierno estadounidense, el entonces embajador boliviano Gustavo Guzmán, también fue expulsado.

Al tiempo que Goldberg era expulsado, grupos paramilitares vinculados a los prefectos departamentales de oposición, en alianza con comités cívicos, ejecutaron la masacre de unos 30 campesinos en El Porvenir, departamento de Pando, cerca de la frontera nororiental de Bolivia con Brasil.

Más adelante se reveló que, en noviembre de 2007, el Suboficial de Seguridad Regional de la embajada de EEUU en Bolivia, Vincent Cooper, le dijo a voluntarios del Cuerpo de Paz y a un becario Fulbright que "espiaran" a los venezolanos y cubanos en el país, según un reportaje de ABC News (...)

Aterrizó en Manila en 2013, durante la administración Obama, un gobierno que no se llevó muy bien con el mandatario filipino (…)

La evidencia más contundente del complot para expulsar a Duterte fue un comunicado filtrado de la Embajada de los EEUU en Manila en el que Goldberg detallaba el perfil de la actual presidencia y la identidad de personalidades y organizaciones, incluidos partidos políticos, que proporcionarían la estrategia adecuada para asegurar el control del país.

Hasta mediados de 2016, Filipinas era uno de los pocos países que proporcionaba un punto de apoyo tanto contra China como para la "guerra contra el terror" en el Lejano Oriente (…)

Al asumir el poder ese año, Duterte inició una implacable campaña para librar al país de la criminalidad, desde el nivel más bajo de la sociedad filipina hasta el nivel más alto de la élite económica, incluida la propia Iglesia Católica, lo que le valió muchos enemigos.

Llegó a afirmar, en una alocución transmitida en la televisión de ese país y frente a sus militares, que Goldberg era un "hijo de puta" y que no lo soportaba, le acusaba de entrometerse en las elecciones que en ese momento se llevaban a cabo en el país a través de sus declaraciones ante los medios (...)

Luego de ese episodio, Goldberg terminó su misión en Manila y fue condecorado por el Congreso estadounidense.

Show sónico en CUBA.

En 2018, ya con Donald Trump como presidente, Goldberg llegó a La Habana en febrero, luego de que el magnate presidente anunciara que revisaría y congelaría el acercamiento entre los dos países que había llevado a cabo Obama.

Estuvo poco menos de seis meses en la isla y fue uno de los denunciantes de los llamados "ataques sónicos" que personal de la oficina de intereses de EEUU habría sufrido en Cuba en 2016, y que sirvieron de excusa para que la administración Trump tomara medidas unilaterales que afectan los nexos entre los dos países, en especial el cierre casi total de su Embajada y de los servicios consulares.

Prioridad: Promover una guerra contra Venezuela

La versatilidad de Goldberg servirá para atizar el proceso de guerra que activa EEUU contra Venezuela a través de Colombia, más ahora que activaron el TIAR, se espera tenga como principal objetivo aumentar la tensión en la frontera mediante falsos positivos, provocaciones o impulso hacia actores criminales. ¿Es la frontera colombo-venezolana nuevo objetivo a balcanizar? No tengan duda. Goldberg sabe de eso.

La versatilidad de Goldberg podría agilizar el empuje de una eventual agresión desde la OEA, con el TIAR ya activado, o a través de la OTAN ya que la figura de "socio global" de Colombia le permite solicitar a los socios permanentes determinados apoyo en caso de producirse una situación de conflicto bélico.

Tratando de cerrar el capítulo y retirarse ordenadamente del "Efecto Guaidó", la élite que actúa detrás de Washington y Bogotá intenta imponer el negocio de la guerra a través de uno de sus operadores más experimentados. Tiene un amplio repertorio en la injerencia y la conspiración contra gobiernos no alineados (18 de septiembre de 2019).

Addendum:
Goldberg llega a Colombia con experiencia criminal de cómo separar, dividir y provocar guerras, promoviendo el odio y el nacionalismo.

Yugoslavia era habitada por serbios, croatas y musulmanes y fue víctima entre 1991 y 2001 de guerras fratricidas gracias a la intervención de EEUU y la OTAN.

Hoy el país no existe, y en su lugar se pueden encontrar seis naciones distintas: Bosnia-Herzegovina, Croacia, Macedonia, Montenegro, Serbia y Eslovenia.

El interés de EEUU era controlar los oleoductos y gasoductos, y destruir la "República Federativa Socialista de Yugoslavia", que fue un Estado desde su creación en 1945 hasta su disolución en 1992.

Al igual que en Venezuela allí usaron la manipulación mediática, la fabricación y manipulación de noticias, en particular con supuestos discursos racistas de Milosevic contra Albania, y con supuestos ataques e invasiones de Serbia hacia Croacia.

Igualmente, movimientos de extrema izquierda fueron comprados por EEUU para convertirse en movimientos nacionalistas, separatistas, terroristas y mafiosos, participando en tráfico de armas, drogas y mujeres, todo bajo la ocupación de la OTAN.

Los casi 11 años de guerra, horror y sufrimiento en Yugoslavia dejaron al menos 220.000 civiles muertos, 2.7 millones los desplazados y enormes pérdidas materiales.

El método usado por EEUU para imponerse en Yugoslavia, denominado "Balcanización" o "guerras de baja intensidad", se está usando en otros países, como Irak (que proponen dividirlo en un país chiíta, uno sunita y otro kurdo).

Es un método que conoce muy bien Philip Goldberg, enviado por Trump para provocar una “guerra civil” en Venezuela, usando paramilitares venezolanos entrenados en Colombia, y una "intervención indirecta" con una guerra fratricida usando operaciones de bandera falsa, para "justificar" la agresión militar desde Colombia.

En lenguaje militar, las operaciones de "bandera falsa" son las que realiza un país o una potencia agresora de forma clandestina, en aras de parecer agredida y culpar al “enemigo”.

Gráfica.-Phillip Goldberg es el hombre de la Casa Blanca para reforzar un escenario de guerra entre Colombia y Venezuela (Foto: EFE)


Videos:
Invasión USA Cap5
https://www.youtube.com/watch?v=IEPzJajQ0TI&t=1055s
Reunión secreta entre prefecto opositor y embajador de ee uu en Bolivia
https://www.youtube.com/watch?v=8-NnmEPRU6k
Pdte. Evo Morales declara "persona no grata" al embajador de EE.UU. y le pide que se vaya del país
https://www.youtube.com/watch?v=h1eHkGuzlO8
Las diez mentiras más repetidas sobre los supuestos "ataques sónicos"
https://www.youtube.com/watch?v=ZSyfGFSCD_0
Detrás de la Razón - Balcanización de Irak: referendo kurdo y apoyo israelí, condenas y desafíos
https://www.youtube.com/watch?v=771W2ZG524o

Fuentes:
http://misionverdad.com/La-Guerra-en-Venezuela/philip-goldberg-la-navaja-multiuso-que-eeuu-envia-como-embajador-a-colombia
https://www.servindi.org/actualidad/4244
https://www.ecured.cu/Yugoslavia
https://eacnur.org/es/actualidad/noticias/historias-de-vida/guerra-de-los-balcanes-uno-de-los-peores-conflictos-de-la-historia
http://www.ipsnoticias.net/1995/11/ex-yugoslavia-las-siniestras-cifras-de-la-guerra/
https://www.pacocol.org/index.php/noticias/internacional/9369-gobierno-duque-planea-actos-de-bandera-falsa-en-frontera-con-venezuela