Las mujeres Palestinas prisioneras en la cárcel de HaSharon continúan su protesta contra la imposición de las cámaras de vigilancia, el 5 de septiembre en el patio de la prisión.

La colocación de cámaras de vigilancia también cubre las cocinas colectivas, las áreas de lavadoras y las áreas de oración. Desde entonces, y durante 56 días, las mujeres se han negado a salir al recreo o a ingresar a las áreas bajo vigilancia hasta que se retiren las cámaras.

La imposición de cámaras de vigilancia fue una de las últimas acciones represivas iniciadas por el comité del ministro israelí Gilad Erdan, acusado de hacer retroceder los logros de los prisioneros Palestinos ganados a través de años de lucha.

Erdan, que es el Ministro de Seguridad Pública responsable del Servicio Penitenciario de Israel, también es el Ministro de Asuntos Estratégicos responsable de las campañas internacionales contra los activistas de Solidaridad con Palestina y el creciente movimiento de boicot, desinversión y sanciones (BDS).

Además de la activación de las cámaras de vigilancia, la administración de la prisión israelí confiscó miles de libros y redujo la cantidad de agua a la que podían acceder los presos. Desde que los prisioneros comenzaron su protesta, la represión solo ha aumentado.

A las prisioneras se les han negado las visitas familiares; se les cortó el agua caliente en la sección de mujeres. Se retiraron los canales de televisión árabes.

Según informaron los defensores de las prisioneras, las mujeres detenidas fueron multadas, registradas en exceso y fueron reducidas significativamente las cantidades de carne y verduras que reciben. Las cámaras de vigilancia se habían impuesto anteriormente hace varios años, pero fueron cubiertas y desactivadas después de una extensa protesta.

Ahora, la administración de la prisión está amenazando con trasladar a todas las prisioneras a la prisión de Damon.

Las presas políticas Palestinas están recluidas en dos prisiones israelíes: las cárceles de HaSharon y Damon. Hay aproximadamente 31 mujeres y niñas en la prisión de HaSharon y 20 en la prisión de Damon.

Si bien las condiciones en ambas cárceles son difíciles y represivas, en Damon es aún más notorio debido a su ubicación distante de los tribunales militares en los que las mujeres son “juzgadas”.

Las prisioneras han citado con frecuencia el uso de la "bosta", un vehículo que se utiliza para transportar a los prisioneros, donde se les encadena durante todo el viaje, que a menudo toma horas y horas debido a repetidas paradas, controles de seguridad y otros retrasos.

El Dr. Raafat Hamdouna, del Centro de Estudios para Prisioneros Palestinos, dijo que esta acción refleja el hecho de que la administración de la prisión israelí no puede manejar la protesta de mujeres de los últimos 54 días.

Al transferir a las prisioneras, la administración de la prisión busca evitar la protesta y crear una situación de confusión e inestabilidad.

Señaló que una transferencia masiva y la apertura de una nueva sección requieren un esfuerzo sustancial por parte de las autoridades carcelarias israelíes para negar la lucha de las reclusas. Pidió una acción generalizada para liberar a las prisioneras Palestinas.

En apoyo a las mujeres presas en HaSharon, varones prisioneros en Hadarim han anunciado un programa de lucha por sus demandas. Se han unido a las mujeres de HaSharon al negarse a ir al patio de la prisión.

Dos prisioneros, Kifah Hattab y Khalil Abu Aram, iniciaron una huelga de hambre abierta el 24 de octubre; ahora están en su octavo día sin comida.

Los presos enfermos en Hadarim han rechazado la medicina y las visitas clínicas. En respuesta, la administración de la prisión aisló a cinco presos en celdas de aislamiento, cerró la cocina y la "cantina" (tienda de la prisión) y amenazó con transferir a los presos colectivamente a aislamiento.

Leer más...

La nueva etapa para el semanario VOZ llega con rostro de mujer. Claudia Flórez Sepúlveda es cucuteña, bióloga, con maestría en estudios rurales, fue dirigente del movimiento estudiantil universitario, y en el seno de la Juventud Comunista fue elegida como Secretaria General de la misma. Durante su trayectoria ha ocupado cargos importantes de dirección en el Partido, en la última etapa jugó un papel importante en la responsabilidad nacional de finanzas la cual ha combinado con su papel como madre e investigadora social. El pasado pleno de la dirección nacional la eligió como la nueva directora del semanario VOZ.

Leer más...

Más artículos...