ilişkilerinde bir mola olarak değerlendirecekleri alternatifler yerli porno üzerinde duran çiftlerin karşısına internet üzerinde fantezileri xnxx gezinirken haftalık eş değiştirmede aracılık yapan bir swinger brazzers topluluğu çıkar Heyecanla oraya katılıp neler yapıldığını sormak rokettube isteyen çiftler ile aynı anda orada olan diğer çifti yan yana hd porno oturtan swinger müdürü onlara işleyişi anlatır ve bir hafta hd porno boyunca eşlerini değiştirerek zaman geçirmelerini söyler xnxx Adamlar seve seve yataklarına başka bir kadın alıp ateşli ve japon porno dimdik bir sikiş yapacağından emin olsalar da kadınlar hd porno biraz çekimser davranırlar Kadınlar ister istemez kocalarını redtube kıskanıyor olsa da kendileri de hayatlarında ilk kez başka bir brazzers adamda gönüllü şekilde seks yapacak olmanın heyecanını yaşadıklarını xhamster gizleyemezler Fakat bu haftalık eş değiştirme olayını amatör kamera youporn ile çekim yapma zorunlulukları olduğu için daha heyecan verici brazzers bulan kadınlar istişare sonrasında bunu kabul ederler

Nacional
Typography

A muchos lectores de El Tiempo, debió sorprenderles un artículo publicado el pasado 7 de julio, en su edición impresa y en su portal digital, con la pretensión de ser resultado de investigación, titulado “El rastro de la Unión Soviética que todavía ‘vive’ en Colombia”, y con el subtítulo en la edición impresa “En Sibaté su ubica el barrio Pablo Neruda, construido con recursos del Partido Comunista en medio de las tensiones de la Guerra Fría”, y en su versión digital “Pablo Neruda, un barrio en Sibaté, fue construido con recursos que llegaban al Partido Comunista”, cuya autora es Mariana Guerrero Álvarez de la Escuela de Periodismo Multimedia El Tiempo.



Tergiversación de la historia, acción propia de la propaganda sucia de los tiempos de la guerra fría, cuya intención es sembrar dudas sobre la financiación y el carácter de la Central Nacional Provivienda - CENAPROV. “Su nombre, en honor al poeta chileno de izquierda y de convicciones revolucionarias. Su pecado, tal vez, haber sido construido con dineros de la extinta Unión Soviética. Esto y albergar algunos militantes del comunismo”. Para seguidamente pasar a afirmaciones más categóricas, pero totalmente falaces: “La entidad (Central Nacional Provivienda – CENAPROV) ya había fundado otros barrios en Bogotá como Policarpa Salavarrieta y el Porvenir. La Unión Soviética enviaba recursos al entonces fortalecido Partido Comunista de Colombia, a través del Consejo de Ayuda Mutua Económica (Comecon).

Este artículo, a fecha de hoy, es una nueva estigmatización contra CENAPROV, contra el Partido Comunista y contra los habitantes-fundadores del barrio Pablo Neruda y los demás, orientados por CENAPROV, que a lo largo del tiempo han sido perseguidos por sus convicciones políticas, las que entre otras –no la única– la señora periodista considera un “pecado”. Y justamente por la criminalización desatada con apoyo y basamento oficial, es por la que la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas - UARIV, a través de la Resolución 2016-138002 de 28 de julio de 2016, tuvo que reconocer a la Central Nacional Provivienda como víctima del conflicto armado interno.

La Central Nacional Provivienda –CENAPROV– nació a finales de los años 50 del siglo XX y obtuvo su reconocimiento jurídico el 5 de mayo de 1961 por parte del Ministerio de Justicia. Su fundación y labor fue producto del compromiso de ciudadanos acosados por la violencia que se enseñoreaba en Colombia, lo que la llevó a proyectar la ocupación de terrenos «ociosos» para resolver uno de los problemas acuciantes de ese momento en todas las ciudades: la carencia de un sitio para vivir, la carestía de los arriendos y las limitaciones para el alquiler de vivienda, especialmente para familias con niños pequeños. Surge CENAPROV como respuesta al enorme desplazamiento a las ciudades de habitantes rurales hostigados por la violencia oficial, a la pobreza estructural de grandes porciones de la población urbana y la falta de una política pública de vivienda para los sectores de menores ingresos. Aunque CENAPROV tenía su antecedente en las luchas por la vivienda que se dieron en el Valle del Cauca en los años 30 y 40, cuando se desataron movilizaciones y exigencias en  pro de la recuperación de los ejidos, que en los demás sitios del país fueron ocupados y finalmente robados por terratenientes urbanos, pese a la existencia de la Ley 41 de noviembre de 1948, o Ley Barberena, por su autor, Alfonso Barberena, dirigente de los luchadores por la vivienda, ley que como las pocas que benefician a los sectores populares ha sido desconocida y hollada.

A comienzos de los años 70, CENAPROV promovió entre sus asociados la compra comunera y colectiva de terrenos urbanos y suburbanos para proyectar la construcción de barrios y vivienda digna para campesinos desplazados, trabajadores y madres cabeza de familia, a las que el Estado fue incapaz de solucionarles esa carencia. Y con una organización democrática y participativa, en asambleas con las respectivos asociados se decidía tanto el nombre del respectivo barrio, como el diseño general del plan de futuras viviendas, la destinación de las zonas para los usos públicos (como las casas culturales) y lo atinente con las normas de conducta y convivencia comunitaria, entre las que desde luego nunca figuró la exclusión de ciudadanos por sus creencias, convicciones o militancia política o religiosa.

Pablo Neruda fue el nombre escogido en asamblea por los asociados a la Central Nacional Provivienda. Uno de los más importantes poetas del siglo XX, chileno, Premio Nobel de Literatura en 1971 y de reconocido compromiso con las causas sociales y populares. Y como reconoce la autora del artículo, cada habitante del futuro barrio (que no tuvo derecho a dos o tres predios, pues eso desvirtuaba el espíritu de la organización) pagó con sus recursos el valor fijado para cada predio adjudicado y aportó para la instalación de los servicios públicos domiciliarios. ¿De dónde saca la periodista la fantasiosa información? ¿Cuáles son sus soportes documentales y testimoniales? ¡Decir que la Unión Soviética puso los dineros por medio del CAME (que era su nombre en español, y no Comecon), es además de una falsedad histórica, un engaño a los lectores! Cabe recordar que el CAME era un consejo interestatal encargado de las relaciones comerciales e industriales entre diversos países.

A lo largo de su historia Cenaprov ha contribuido, asesorando, negociando, tramitando, organizando y desarrollando 474 barrios en todo el país, muchos de los cuales se mantienen con el orgullo de ser producto del esfuerzo propio y de la organización; y que el poco apoyo oficial ha sido logrado gracias a las luchas de sus habitantes. De la época del frustrado experimento de un modelo alternativo al capitalismo en Chile, son los barrios Nuevo Chile, Salvador Allende y Pablo Neruda.

Pero también nuestros barrios rinden homenaje a luchadores de nuestra independencia como Manuela Beltrán, Policarpa Salavarrieta, Antonia Santos, Simón Bolívar, Lorenzo Alcantuz, Manuelita Sáenz, y luchadores sociales como Julio Rincón, Gonzalo Bravo Páez, María Cano, Pedro Pablo Bello, Camilo Torres Restrepo, Cecilia Castro, Pedro Nel Jiménez, Jaime Pardo Leal, Bernardo Jaramillo, Santiago Londoño, Honorio Moreno, Yira Castro, otros que evocan movimientos de lucha y resistencia como Los Comuneros, Primero de Mayo, La Libertad, 20 de Julio, 7 de Agosto, 12 de Octubre, La Independencia, 11 de Noviembre, y muchos más con nombres alusivos a la fecha de su fundación o a sus fundadores, entre otros, todos han sido forjados por sus propios pobladores: liberales, conservadores, comunistas, socialistas, sin partido, en especial por las mujeres, buena cantidad de ellas cabeza de familia quienes con su sacrificio y privaciones construyeron un techo bajo el cual guarecerse. Ningún país extranjero destinó recurso alguno para financiar el desarrollo de los proyectos que la Central Nacional Provivienda llevaba a cabo con sus asociados.

Desde luego muchos de los barrios Cenaprov, producto de nuevas realidades, entre ellas la gentrificación, que en Colombia se mantiene en la penumbra, los originarios habitantes-fundadores han cambiado y con ello, al igual que por el paso del tiempo, muchos de los hitos fundacionales se han convertido en nebulosa.

No obstante, le reconocemos a la periodista su intención de mostrar lo que ha sido el trasegar pleno de persecución, estigmatización y criminalización que hacia los habitantes de los barrios desarrollados por CENAPROV se ha desatado a lo largo del tiempo, y que no ha terminado. Pero, ignora y minimiza el esfuerzo de las comunidades.

Exigimos a El Tiempo, que en aras de la objetividad y para no desconocer el esfuerzo de las comunidades organizadas en la Central Nacional Provivienda, que han forjado país, a pesar de las diferencias ideológicas, publique esta rectificación con igual despliegue al artículo publicado.

Nota aclaratoria de PACOCOL:
(*) Gentrificación es una adaptación al español del término inglés "gentrification", con el que se alude al proceso mediante el cual la población original de un sector o barrio, generalmente céntrico y popular, es progresivamente desplazada por otra de un nivel adquisitivo mayor, con transformación del espacio urbano por edificaciones de mayor altura que las originalmente existentes.

Comité Ejecutivo
Central Nacional Provivienda - CENAPROV

Federico A. Valero Cogollo
Presidente Nacional y Rep. Legal
Gabriel Tarazona Jiménez
Secretario Nacional