Nacional
Typography

Otro crimen contra el Acuerdo de Paz firmado entre la insurgencia de las Farc y el Gobierno Nacional ocurre en Colombia.



El gobierno del señor Iván Duque no responde ni atiende al clamor de paz de los colombianos. Los postulados de su partido el Centro Democrático, que dirige el presidiario Ex Senador Álvaro Uribe Vélez, de “hacer trizas” los Acuerdos de paz, cada minuto que pasa destruyen el justo anhelo de los colombianos.

En Colombia lamentablemente más de 200 firmantes del Acuerdo de paz han sido asesinados. Igualmente a centenares de jóvenes y líderes sociales les han segado la vida.

El sábado 29 de agosto de 2020 fue Jorge Iván Ramos (Mario Morales) quien cayó bajo las balas de los esbirros del régimen criminal y narcotraficante que gobierna al país.

El comandante del frente 37 de las antiguas guerrillas alzadas en armas trabajaba por una patria mejor y con justicia social. Se desempeñaba como encargado del Programa Nacional Integral de Sustitución de Cultivos Ilícitos (PNIS), y este ejercicio ejemplar, al frente de las luchas de las luchas de los campesinos del sur de Bolívar, no se lo perdonaron quienes, desde los altos mandos de poder mafioso, a punto de plomo segaron su liderazgo en la implementación del punto 4 del Acuerdo de paz, relacionado con la sustitución concertada de los cultivos ilícitos.

El crimen ocurrió en momentos en que el integrante de la Dirección Nacional del Partido FARC transitaba por la vereda Palmachica, municipio de Santa Rosa, sur del departamento de Bolívar.

Precisamente, el dirigente político campesino organizaba un encuentro en la región este fin de semana con cultivadores de hoja de coca, para temas relacionados con la sustitución concertada de esos cultivos y en rechazo a las fumigaciones con glifosato y los operativos de erradicación forzada del Gobierno Nacional.

El dirigente del proceso de paz deja dos menores de 10 años huérfanos. Sandra Ramírez, Senadora de la República, rechazó el crimen de su compañero de partido y destacó que él lideraba labores de la implementación del Acuerdo de paz.

“Llegamos a 225 firmantes de la paz asesinados. Mario era integrante de la Dirección Nacional del Partido FARC” escribió en redes sociales.

Jorge Iván desde temprana edad en su tierra natal Bajirá, municipio de Mutatá, Antioquia, lideró luchas juveniles y campesinas siendo integrante de la dirección regional de la JUCO, también llegó a ser dirigente de la Junta Seccional del Sindicato de la Industria Bananera (Sintrainagro).

Debido al genocidio contra la Unión Patriótica y destacados dirigentes sociales de Urabá, para proteger su vida, se unió a la insurgencia armada y adoptó el nombre de Mario Morales, un dirigente  juvenil comunista del Corregimento de Currulao (Turbo).   

La dirección del partido político FARC expresa que Mario Morales era un enamorado de la paz, en ella veía la posibilidad de lograr vida digna para las y los desposeídos de Colombia. Paz en su tumba, la familia Fariana lo recordará. Manos palma contra palma.