Nacional
Typography

Leonardo Posada Pedraza, ejemplo de militante comunista, fue un destacado orador y líder social, elegido Concejal de Barrancabermeja y Representante a la Cámara por la Unión Patriótica (UP).



Su familia, amigos y camaradas lo recuerdan por su alegría, su ternura, su sencillez, su creatividad, su capacidad de trabajo, su profunda comprensión de la necesidad de la Unidad Popular y sin lugar a dudas por su alma limpia y generosa.

Nació en Bogotá el 19 de octubre de 1947, en el seno de una familia humilde que sufrió persecución política por sus ideas revolucionarias y su consecuencia.

Su madre, Reina Pedraza de Posada, destacada militante y dirigente Comunista ingresó al Partido desde el año 1941 y su padre, Julio Posada, llegó a ser miembro del Comité Central del Partido Comunista Colombiano.

Leonardo desde muy joven se vinculó a la Juventud Comunista de Colombia (JUCO), realizando destacada labor como activista estudiantil de secundaria y posteriormente en la Universidad Nacional de Colombia demostró ampliamente su liderazgo y capacidad de organización.

Egresó de la Facultad de Ciencias de la Educación y se trasladó después a Barrancabermeja, puerto fluvial sobre el río Magdalena, famoso por las luchas de la clase obrera de la industria del petróleo que se iniciaron a partir de la gran huelga de los años treinta dirigida por Gilberto Vieira, quien señalaba entonces:

“Este movimiento seguirá en el mismo pie de firmeza entre tanto hayamos conseguido el triunfo de nuestras reivindicaciones. El momento es de peligro. La huelga es de combate. Cada uno debe ocupar su puesto… Resistiremos hasta el último momento…”.

Pareciera que estas palabras se hubieran dicho ayer frente el terror paramilitar que se extiende a lo largo y ancho del territorio nacional bajo el régimen Duque, que ilegalmente ocupa la presidencia gracias a la compra de votos con dineros del narcotráfico.

Leonardo Posada fue el primer congresista de la Unión Patriótica asesinado a manos de escuadrones de la muerte, al servicio de la burguesía y los terratenientes, cuando apenas tenía 38 años de edad (30 de agosto de 1986)

Hizo parte de una generación de destacados luchadores sociales y revolucionarios sacrificados en Colombia por sucesivas dictaduras civiles con máscara “democrática”, orientadas y dirigidas desde la embajada norteamericana, para ejecutar uno de los mayores genocidios de la historia mundial, contra un movimiento popular.

El genocidio tenía como mira, para las fuerzas de ultraderecha y los narcotraficantes, sacar de la escena política al Partido Comunista y la Unión Patriótica, que había surgido con gran fuerza desde el año 1985 luego de los Acuerdos de paz de la Uribe, Meta, firmados el 28 de marzo de 1984.

En su tumba, el jurista Gelasio Cardona, señaló: “confiados en los compromisos del gobierno con el movimiento político de la Unión Patriótica, que convocaba a los sectores populares más diversos, el PCC se lanzó a las elecciones del 86, obteniendo la mayor votación de una colectividad diferente a los partidos tradicionales, sacando cinco senadores, nueve representantes, 14 diputados, 23 alcaldes y 351 concejales, con un programa de reforma agraria integral, transformación del sistema judicial, urbano y político y de reforma constitucional para un nuevo país” y agregó:

“Para el 88 la Unión Patriótica se apuntaló como la tercera fuerza política del país”, “A partir de las alianzas hechas con diferentes sectores políticos, se conquistaron 18 alcaldías, una fuerza electoral que asustó a los dueños del poder desde hace doscientos años, por lo cual comenzaron el exterminio del PCC y la Unión Patriótica con más de cinco mil militantes asesinados”

El secretario del PCC, Jaime Caycedo precisó:

“En aquellos momentos del asesinato de Leonardo Posada pudieron más las fuerzas que se oponían a una solución política por la vía racional, de los acuerdos, de las transformaciones, atacando las causas de la violencia. Leonardo enarboló esa bandera y esa tarea, que el Partido le destinó en la bella y combativa ciudad de Barrancabermeja, en donde devino en un líder auténtico, profundamente vinculado al movimiento obrero petrolero, y al movimiento popular y cívico de la ciudad. Por eso esa memoria de Leonardo vive en Barranca, como vive en nosotros y vivirá en Colombia y en nuestro Pueblo a lo largo de los tiempos”

Para honrar su memoria, en el año 2004 el ex alcalde de Bogotá, Luis Eduardo Garzón le otorgó la Orden Civil al Mérito “Ciudad de Bogotá” en el Grado de Cruz de Caballero. Así mismo, un colegio distrital construido en la localidad de Bosa fue bautizado con su nombre.

El colectivo de maestros responsable  de “Voz educadora”, programa radial que se transmite todos los domingos a las 9 de la mañana en la Voz de Bogotá (930 kHz), que adoptó su nombre como homenaje al luchador incansable por los derechos de los trabajadores y las clases populares, junto con sus amigos y familiares realizaron un hermoso conversatorio en homenaje a Leonardo Posada ayer, 29 de agosto.

Leonardo fue el primer Representante elegido popularmente por la Unión Patriótica y con su muerte se inició el genocidio de la Unión Patriótica y el Partido Comunista Colombiano. Un criminal atentado contra el pensamiento crítico y un intento fallido de aniquilar la vanguardia de la clase obrera.

Hoy debemos redoblar nuestros esfuerzos para hacer realidad nuestros sueños de un mundo mejor, que pasa por la defensa del derecho a la Paz en Colombia, el respeto a la soberanía de nuestra hermana Venezuela y la construcción de una verdadera democracia con justicia social.

Con su ejemplo seguiremos luchando por el Socialismo y cantándole al amor, a la vida y la esperanza.  

Videos relacionados:

El Baile Rojo
https://www.youtube.com/watch?v=Pwgudt5l0ZY

Conversatorio: Homenaje a Leonardo Posada Pedraza -34 años-
https://www.youtube.com/watch?v=8O5oAWN1SMA

Fuentes:
https://semanariovoz.com/leonardo-posada-un-leon-en-la-lucha/
https://semanariovoz.com/eso-le-dara-la-paz-definitiva-a-mi-hijo-leonardo/