Nacional
Typography

El extinto narcotraficante José Guillermo Hernández, alias “Ñeñe”, fue amigo íntimo del coronel Ricardo Restrepo, quien ocupó los cargos de subdirector de la Policía Nacional y director de la Policía Antinarcóticos. Este oficial solía aparecer en el conocido programa “Alerta Aeropuerto”, de National Geographic, en el que, irónicamente, hablaba sobre la efectividad de la institución a su cargo en la guerra contra las drogas.


       
También, “Ñeñe” influía en los ascensos a generales en la Policía Nacional, usaba aeronaves militares y policiales para sus asuntos personales y tenía oficiales a su servicio, a los que les daba instrucciones diversas, entre ellas, las de expedir permisos para que sus amigos pudieran portar armas de fuego sin ningún tipo de estudio previo. Sus recomendaciones eran suficientes.

Coroneles de la Policía le pedían al narcotraficante su asesoría para negociar tierras en la región del Magdalena Medio.  

Mientras solía asistir a fiestas y paseos con “Ñeñe” Hernández, el coronel de la Policía Ricardo Restrepo estaba encargado de investigar al narcotraficante y asesino guajiro Marcos Figueroa, alias “Marquitos”, a quien “Ñeñe” le lavaba el dinero y era su testaferro, de acuerdo con la Drug Enforcement Administrtration (DEA) y la Fiscalía colombiana.

“Ñeñe” Hernández financió la compra de votos en la Costa Norte de Colombia y Santander para el actual presidente, Iván Duque, de quien era amigo íntimo, como consta en grabaciones y fotografías que La Nueva Prensa ha divulgado a lo largo de esta serie de periodismo de investigación.

En 2015, hombres del coronel Restrepo le dieron en Cartagena un golpe de mano a “Marquitos” mientras el oficial era, al mismo tiempo, amigo personal de su testaferro y lavador de dinero: “Ñeñe” Hernández. En efecto, el 29 de enero de ese año, el diario de Barranquilla El Heraldo, informó:          

“El general Ricardo Restrepo, director de la Policía Antinarcóticos, dijo ayer que un cargamento de media tonelada de cocaína incautado el pasado miércoles, en Cartagena, sería propiedad de alias 'Marquitos' Figueroa, señalado por las autoridades como principal capo del narcotráfico en el norte del país, y quien fue capturado en octubre del año pasado, en Boa Vista, Brasil”.

No obstante, Restrepo nunca procedió contra “Ñeñe”. Por el contrario, se mostraban como amigos entrañables y se preciaban de ello.

El general Ricardo Restrepo, amigo íntimo del narcotraficante “Ñeñe” Hernández, aparece en el programa “Alerta Aeropuerto” como el héroe colombiano en la lucha contra las drogas.

En el Ejército, “Ñeñe” Hernández fue enaltecido el 13 de febrero de 2015 con el obsequio de una estatuilla de bronce con cargo a fondos públicos y sin ninguna justificación lícita conocida, como lo reveló la periodista Ana María Cuesta.

La Segunda División del Ejército Nacional, para esa fecha comandada por el general Jorge Humberto Jerez, condecoró al narcotraficante.

Igualmente, utilizaba aviones y helicópteros militares para asuntos personales que eran puestos a su servicio y solía aparecer como invitado especial en fiestas de gala y celebraciones de las fuerzas militares. El “Ñeñe” Hernández, además, era invitado a las juntas privadas de inteligencia militar y de policía, circunstancia que era aprovechada por él para entregar información confidencial a la organización del narcotráfico para la que trabajaba como testaferro y brazo político.

Una de las profusas fiestas y banquetes militares y policiales a los que asistió el narcotraficante “Ñeñe” Hernández tuvo lugar en abril de 2016 para celebrar los 15 años de una muchacha. En ese festejo familiar compartió con el general Raúl Rodríguez y se tomó fotos con él, a quien le aplaudió “tu hija hermosa”.

Rodríguez estuvo incurso en corrupción con contratos en la IV Brigada del Ejército y aparece en investigaciones por ejecuciones extrajudiciales, también conocidas como falsos positivos.

Al mismo tiempo que soldados y suboficiales reclamaban desde los frentes de guerra porque no les llegaban apoyos aéreos para recibir provisiones en zonas de combate y evacuar heridos y muertos, aviones y helicópteros militares estaban al servicio personal del narcotraficante “Ñeñe” Hernández.

Otro de los contactos del traficante de drogas era el general del Ejército Jorge Humberto Jerez. En 2016 este alto oficial honró al delincuente, en nombre del Ejército Nacional, con el obsequio de una estatua de bronce. En ese año, Jerez hizo uso de un helicóptero de combate para pasear al Ñeñe Hernández, en compañía de un grupo de personas que ha sido descrito como “ganaderos”. La justificación oficial de estos vuelos fue que se trató de una reunión para discutir “temas de seguridad”.

Al ser interrogado por un periodista, Jerez dijo que no se acordaba de nada: ni de la estatuilla, ni de las reuniones, ni de los vuelos.

Para esa época, el general Jorge Jerez era el comandante de la Segunda División del Ejército, con sede en Bucaramanga, Santander, el departamento donde más bienes lavó el “Ñeñe” Hernández, de los casi dos billones de pesos en bienes que le fueron incautados por la Fiscalía y la DEA.

Audio 1: “Ñeñe” organiza ascenso a general de un coronel:

En una grabación lícita del 11 de julio de 2018, que la Fiscalía General posee y ha ocultado, el narcotraficante “Ñeñe” Hernández habla con un oficial policial al que llama “compadre” y lo instruye para organizar el ascenso a general de un coronel de apellido Bonilla. Compadre: Oiga, Jerez, mi general Jerez, el asesor de seguridad del presidente [electo, Iván Duque], ¿sabía eso?

Ñeñe: Pues él está ahí en el empalme.  

Compadre: Ah bueno, bueno, bueno, compadre. Hay que buscar algo bueno con mi general Jerez.

Ñeñe: él está en el empalme, yo lo llamé, él está en el empalme…

Compadre: Sí, sí, Por las fuerzas militares. Y por la Policía está mi general Guatibonza, el primo de Tibaduiza, estamos bien ahí…

Ñeñe: él cuando estuvo acá en Valledupar iba a mi casa, él aquí estuvo como dos o tres meses y se relevaron…

Compadre: ¿Quién, el presidente?

Ñeñe: Tibaduiza estuvo aquí de comandante.

Compadre: Guatibonza.

Ñeñe: Guatibonza, sí. Oye para que le digas a Guatibonza, al primo, Tibaduiza que ayude a Bonilla que está concursando para coronel.

Compadre: Sí, sí, sí. Tibaduiza todavía está excusable, le dieron quince días más por lo de Guatibonza, porque lo van a sacar de Tumaco y ya le dijo a Guatibonza. Entonces, no, no, no, con Bonilla yo hermano voy a estar ahí y…

Ñeñe: Entonces voy a Bonilla, a llamarlo.

Compadre: Ahora que esté en tu finca voy a ir hasta allá.  

Ñeñe: Entonces yo espero entonces.  

Compadre: Voy a llamar a Bonilla, voy a llamar a Bonilla y a recomendarlo porque hay que subir a Bonilla.

Ñeñe: Sí, claro. Él a ti te aprecia mucho, la verdad.

Compadre: Bonilla conmigo ha sido elegante, cuando yo lo llamo yo te lo recomiendo a ti, no tranquilo, mi coronel. Con Tibaduiza, lo que diga Tubaduiza, conmigo, porque son él y nueve compañeros son diez votos y el padre, son once votos, hermano. Ellos son unidos todos, Tubaduiza me dijo lo que diga uno, dicen todos. Ya.

Ñeñe: Hágale ya, recomiéndelo a él.

Compadre: No, ya no te preocupes, no te preocupes, no te preocupes,

Ñeñe: Vamos a tratar, vamos tratar. Si alcanzas a llegar el jueves, de pronto vamos a la finca, para atenderte yo mismo.

Audio 2: Un miembro del Ejército le reporta al “Ñeñe” un movimiento de tropa y le envía saludes del general Montoya:

En el audio del 3 de agosto de 2018, un miembro del Ejército Nacional le reporta al narcotraficante “Ñeñe” Hernández un movimiento de tropa. Y le hace llegar saludos del asesino confeso general Mario Montoya:

Ñeñe: Oye, vamos la otra semana para ver si vamos a la finca y ver los animales…

Amigo del Ejército: ¿Me avisa? Me avisa y vamos.

Ñeñe: Hummm

Amigo del Ejército: por ahí vi lo del moquete a Pepe Gnecco…

Ñeñe: ¿ah?

Amigo del Ejército: Que Pepe Gnecco me llamó estos días que hay unos manes que por ahí estaban dando vueltas…

Ñeñe: Ajá…

Amigo del Ejército: Entonces el comandante del Batallón que para mandar las tropas para allá…

Ñeñe: Ajá

Amigo del Ejército: Oiga Ñeñe saludos de su general Montoya que me lo preguntó…

Ñeñe: ¿Sí? ¿Dónde te viste con él?

Amigo del Ejército: Vino a Santa Marta y almorzamos.

Ñeñe: No te creo, ese es muy querido conmigo, yo lo quiero mucho.

Amigo del Ejército: Y nos reunimos con Dilmar, con Manuel, ahí nos reunimos varios… un ratico

Ñeñe: Ese es muy amigo mío…

Amigo del Ejército: Saludarlo, hace rato no hablamos…

Ñeñe: Oiga sí yo estaba pendiente de usted para ver si, por ahí estuve, el otro día, con la comadre pero vamos a ver

Amigo del Ejército: ¿Cuándo? ¿Usted estaba ese día ahí?

Ñeñe: Yo no estaba ahí, yo estaba viajando…

Amigo del Ejército: Ah ya.

Audio 3: Un capitán de apellido Fuentes le propone un negocio al narcotraficante “Ñeñe” Hernández y este le asegura que tiene “las mejores relaciones con la Policía y el Ejército” y con “Don Mario”:

En grabación lícita del 28 de julio de 2018, un capitán de la Policía Nacional de apellido Fuentes (sería el capitán Walter Fuentes, ex comandante de Cimitarra),  le plantea un negocio de tierras a “Ñeñe” Hernández:

Capitán Fuentes: Oiga, don José, venga le pregunto una cosita mano, una infidencia, por ahí, ¿usted tiene o le han ofertado tierras ahí en Cimitarra?

Ñeñe: no, nunca. Yo soy muy amigo del papá de Mario, el alcalde de Cimitarra. Don Mario se quedaba en mi casa bastante, ahí en la finca, con el coronel Martínez, él es compadre con el coronel Martínez. Yo lo conocí por el coronel Martínez.

Capitán Fuentes: ¿El del Magdalena Medio?

Ñeñe: No. El coronel Martínez fue comandante del César. Don Mario iba a mi finca y se quedaba dos, tres días (…) Oiga capitán, y entonces no, no, y el hombre muy amigo mío… ¿Y esas tierras están en qué parte?

Capitán Fuentes: No, ahí, en Cimitarra, en jurisdicción de Santa Rosa. Es de un amigo, amigo así conocido el man sino que el man tiene un cuento largo con la señora y entonces eso estaba para disolución y el hombre ahí me ofreció, pero a uno todavía no le alcanza el pedigrí para eso, apenas estamos de cachorros. Pero entonces me acordé de usted, de comentarle esto por si le interesa, por eso yo tengo la información y eso y pues yo cualquier cosa se la comparto.

Ñeñe: Oiga no, aquí que llegó mi sobrino y estoy acostado en mi casa de campo, entonces llegan, amanecerse, tengo una fiesta de una tía de 90 años, hermana de mi mamá y entonces estoy aquí acostado sino llegaron unos primos amanecidos y voy a empezar otra vez. Oiga no, ahora que llegue lo visito, ¿oyó?

Capitán Fuentes: ¿Cuándo vuelve por acá solo por informar?

Ñeñe: Voy a Bogotá la semana entrante, después… la semana entrante voy a Bogotá, y de ahí bajo a Sabana y duró ocho, diez días en la finca. Ahí voy a arreglar una finquita de un compinche, ¿sí le contaron para que vaya por allá? Oiga conmigo usted tenga confianza y averigüe por mí, yo tengo las mejores relaciones en la Policía y el Ejército…

Capitán Fuentes: No, sí, sino que como no lo distinguía, yo Cimitarra, como dice don Mario, don Mario, ahí había varios amigos.

Ñeñe: Pregúntele a don Mario… ¿quién soy yo? Don Mario ha ido a mi casa varios días ahí en la finca de Sabana. Don Mario es un verraco.

Capitán Fuentes: Sí

Audio 4: Un coronel de apellido Mora, destacado en Yopal, Casanare, busca a “Ñeñe” Hernández para preguntarle: “¿Qué vamos a hacer con este nuevo presidente?”:

 

En grabación del 2 de julio de 2018, un coronel policial de apellido Mora, llama al narcotraficante “Ñeñe” Hernández, con quien hace una cita en Valledupar y le pregunta: “¿Qué vamos a hacer con este nuevo presidente?”:  

Ñeñe: Veámonos mañana, para invitarlo a comer alguna vaina. Yo estoy en Santa Marta, pero yo llego mañana.

Coronel Mora: Ah pues yo estaba en Santa Marta, yo llegué ayer, en Tierra Laguna, yo llegue ayer…

Ñeñe: Yo estoy aquí al lado en Geotortuga

Coronel Mora: ¡Ah! Marica, ¿desde cuándo está allá?

Ñeñe: Desde el sábado.

Coronel Mora: Yo estuve toda la semana allá, huevón.

Ñeñe: no te creo. ¿Andas con tu familia?

Coronel Mora: Sí, con las niñas llegué ayer a Valledupar, compadre.

Ñeñe: Ah bueno mañana nos vemos para invitarlo mañana a comer. Oye, ven acá, hazme un favor. ¿Tú estás viviendo a dónde?

Coronel Mora: Ahoritica estoy en Yopal, compadre.

Ñeñe: ¿Yopal, Casanare?

Coronel Mora: Sí, señor. Ahí compré una finquita, estoy viviendo con ganadito.  

Ñeñe: Ah bueno, mañana nos vemos y nos ponemos al día allá.

Coronel Mora: Hágale, hágale compadre para ver qué vamos a hacer con este nuevo presidente, hermano (risas).

Ñeñe: Listo papá, listo.

Coronel Mora: Listo, papi, me llamas y nos vemos.  

Audio 5: Un patrullero policial llama a “Ñeñe” Hernández y se pone a su servicio debido a que al narcotraficante le acababan de robar en Bogotá un reloj Rolex de US$ 50 mil dólares cuando estaba con la secretaria del entonces Senador Álvaro Uribe, “Caya” Daza:

Audio del 11 de junio de 2018:

Ñeñe: Entonces, ¿en dónde puedo poner la denuncia dónde?

Patrullero de Bogotá: ¿Usted conoce la carrera 30 con calle 19 en los juzgados?

Ñeñe: Sí.

Patrullero de Bogotá: Eso sí señor, mañana la puede colocar, ahí queda la Fiscalía que corresponde a Usaquén.

Ñeñe: Ah ok, bueno listo. Muchas gracias.

Patrullero de Bogotá: Lo puede hacer mañana o pasado mañana.

Ñeñe: Yo llamo a un coronel que me acompañe, yo soy muy amigo de la Policía.

Patrullero de Bogotá: Listo, don Guillermo. Y qué pena que usted pues se fue de pronto por la situación, nosotros descuidamos y lo dejamos sí porque necesitábamos otros daticos.

Audio 6: “Ñeñe” Hernández coordina la expedición de un salvoconducto militar para que un amigo suyo pueda portar un arma de fuego sin más requisito que su propia recomendación:

Ñeñe: Oiga esté pendiente por ahí como para el… llámeme el viernes para mandarle la vaina ahí para que complete la vaina de la pistolita tuya.

Amigo: Hombre, don José, yo la traje, yo era como para ver y traje el documento firmado de la cesión.

Ñeñe: ¿Y la persona tiene cuánto tiempo? ¿Cuántos años?

Amigo: ¿La persona que hizo la cesión?

Ñeñe: La que va a hacer la cesión.

Amigo: No, eso es un señor ya de 42 años.

Ñeñe: ¿Cuántos?

Amigo: 42

Ñeñe: ¿Sabes qué es lo que pasa? Qué él tiene que venir a firmar. Claro y poner la huella, para hacer la sesión. Si quieres vamos a hacer una cosa: yo te voy a dar un teléfono de un man para que vayas allá y hables directamente con un coronel amigo mío.

Amigo: Uy le agradezco

Ñeñe: Nada de pronto nos puede colaborar el hombre…

Amigo: Entonces, mejor dicho…

Ñeñe: Ya te lo mando, ya te lo mando por WhatsApp, ¿oíste?

Amigo: Yo le pago la ponchera que él me pida.

Ñeñe: No, no el coronel, es un coronel amigo mío, llave el coronel López.

Amigo: Uy jefe ayúdeme con eso…

Ñeñe: Mejor dicho te voy a pasar el del Sargento Rincón. El sargento Rincón te hace llegar allá donde el otro para que te lleven donde el otro. Y si no, te paso el del coronel López, directamente el del coronel López.

Amigo: ¿Y cómo está usted de salud, don José?

Ñeñe: Bien mi hermano, gracias a Dios.

***
Los dos investigadores judiciales de la Policía Nacional que hicieron las grabaciones anteriores y otras (todas en poder de La Nueva Prensa) fueron apresados por la Fiscalía General, entidad que les ordenó hacerlas con permiso expreso y supervisión de un juez de Control de Garantías.

Las estrechas relaciones del extinto narcotraficante José Guillermo Hernández, alias “Ñeñe”, con los altos mandos militares, policiales y civiles parecen confirmar la extendida conjetura según la cual en Colombia el crimen y el Estado son socios que defienden sus intereses mutuos. “Una narco-democracia”, como lo definió el célebre ex director de la DEA en Colombia Joe Toft.

19 de septiembre de 2020
Tomado de lanuevaprensa.com.co