Salud
Typography

El pasado 29 de junio el Partido Comunista de Puerto Rico denunció que Messiah Bey, un bebé de 3 meses de edad, fue secuestrado por veinte agentes SWAT ( Special Weapons And Tactics) o de “Armas y Tácticas Especiales” en español, haciendo uso injustificado, excesivo y desproporcionado de fuerza en la ciudad de San Juan (Puerto Rico).



El SWAT (equivalente al ESMAD de la policía colombiana) rodeó la casa de la familia y forzó su entrada en la madrugada del 12 de marzo raptando al bebé de los brazos de sus padres, que fueron intimidados y aterrorizados.

¿Qué crímenes cometieron los padres?

Ninguno. Simplemente se negaron a suspenderle la leche materna al bebé, para darle leche con biberón, algo que en forma absurda quiso imponerles el WIC (Women, Infants and Children, por sus siglas en inglés).

Es decir, por atreverse a desafiar el sistema autoritario de creencias y “conocimientos” obsoletos en el que se fundamenta el "Departamento de la Familia de Puerto Rico", equivalente al Instituto colombiano de bienestar familiar (ICBF).

La alimentación con leche materna constituye una formidable oportunidad no sólo de darle a los bebés la nutrición más adecuada, sino también los anticuerpos que lo protegen de diarrea, alergias, infecciones respiratorias y otitis media, entre otras enfermedades, y lo más importante: constituye un Alimento Espiritual, Un Alimento para la Vida, porque si el seno materno es dado con AMOR éste es realmente el “mejor comienzo de la vida” y el más importante estímulo para la formación del Vínculo Afectivo.

El Vínculo Afectivo es un proceso iniciado desde antes del nacimiento que es esencial para garantizar la futura salud mental de los seres humanos. Este proceso se centra en el afecto y cuidado que recibe y es el producto de la activación de una serie de comportamientos tanto del niño como de la madre.

En su desarrollo todo bebé intenta a través de su comportamiento estar cerca de la madre, utilizando pautas de conducta tales como succionar, aferrarse, sonreír y llorar.

Esta búsqueda y necesidad de cercanía de la madre por parte del niño se conoce como Conducta de Apego y la conducta de la madre que intenta mantener al hijo cerca se ha denominado Conducta de Atención. La conducta de ambos, madre e hijo, que se dirige a buscar y mantener la proximidad de uno con el otro se ha llamado Conducta Afectiva.

El apego puede variar de un día para otro, de una hora a otra dependiendo de variables como el hambre, la fatiga, la enfermedad, la tristeza o cuando el bebé se siente alarmado.

El vínculo afectivo se observa claramente formado durante el segundo año y sólo hacia el tercer año el niño es capaz de aceptar la ausencia temporal de la madre, porque ha adquirido confianza con otras personas en ambientes extraños.

La conducta de apego se encuentra acompañada de sentimientos profundos, de manera que la figura hacia la cual se dirige despierta AMOR en el niño. En presencia de esta persona se siente seguro y por lo tanto la sola posibilidad de perder la figura de apego le causa angustia, la pérdida real lo sume en el dolor y en ambos casos siente una ira profunda.

El apego a la figura materna determina el desarrollo de la confianza que posteriormente el niño tendrá en los demás, tiene relación directa con el desarrollo intelectual, la formación de conceptos, el razonamiento y el pensamiento abstracto, así como con el lenguaje, las percepciones y los afectos.

El apego íntimo a otras personas es el eje alrededor del cual gira nuestra vida, no sólo en la infancia sino también durante la adolescencia, la madurez y la vejez. De allí una persona extrae la fuerza, goza de la vida y contribuye a que otras personas también lo hagan.

Es esencial entonces que los niños experimenten en los tres primeros años de su vida una Relación Afectuosa, Intima Y Continua con su Madre en la que ambos sientan satisfacción y gozo.

Este es el aspecto más importante de la lactancia materna, porque no hay nada más tranquilizador para un bebé que la suave tibieza del pecho y la seguridad del abrazo materno, las demás ventajas de la leche materna son muy importantes, pero pueden ser reemplazadas con más o menos facilidad:

Su ventaja nutritiva puede ser sustituida casi al 100% con las leches de fórmula, sus ventajas inmunológicas serán en parte reemplazadas con el manejo adecuado de los programas de vacunación, el control de la enfermedad diarreica y la infección respiratoria aguda, las alergias y otitis serán tratadas en forma probablemente exitosa por el médico y en los casos severos lo harán el alergista y otorrinolaringólogo, pero no sin secuelas.

Obviamente la leche materna tiene más ventajas: la economía, la más rápida involución uterina, la mayor comodidad, la temperatura adecuada y el constituir un método anticonceptivo natural, son todos aspectos importantes, pero el Psicoafectivo que marca nuestro desarrollo y salud mental es definitivo y más importante, porque el Amor, el arrullo, la voz cariñosa de la madre son totalmente irremplazables por el biberón.

Durante los dos primeros años de vida, el niño necesita lactar de su madre, en el primer año lo hace de una manera intensa y en el segundo se desteta poco a poco, en tanto la madre se haya entregado totalmente al acto de lactar CON AMOR, con gusto, con dulzura y conciencia, entonces el bebé “se llena del proceso” y deja el pecho.  

Cuando la lactancia no se realiza en estas circunstancias se deja al bebé con un profundo vacío afectivo, del cual nacen: la incontrolable necesidad de comer que lleva a la obesidad, el comerse las uñas, chupar dedo, y lo más grave el tabaquismo y el ingerir sustancias que le bajen la tensión y la angustia inconscientes, como el alcohol y las drogas psicoactivas.

El biberón permite alimentar un niño pero deja repercusiones profundas en su desarrollo psicosocial y afectivo.  

Los padres de Messiah son jóvenes trabajadores afrodescendientes que emigraron a Puerto Rico.

Su padre, Rasta es chef y Chinyere, su madre, trabaja por su cuenta.

Como la mayoría de las familias trabajadoras, acudieron al WIC para pedir apoyo y servicios de parte del programa. Su bebé había nacido antes de tiempo, pero estaba saludable y fuerte, (los bebés que nacen pretérmino tienen un tamaño y un peso más pequeño que los niños nacidos “a término” o con tiempo completo).

Los técnicos de servicios a la familia del WIC utilizan unas tablas para determinar el peso “normal” que un niño debe tener según la edad, y con esta tabla estandarizada (que no toma en cuenta particularidades) Messiah estaba por debajo del peso “normal”.

Ante este hallazgo, pretendieron obligar a la madre a dejar de lactar a su bebé para darle biberón y le exigieron hospitalizarlo.

La familia se negó pues sabían que Messiah se encontraba en perfecta salud y consideraron inviable meterse a un hospital en plena pandemia. El WIC entonces les envió al SWAT para secuestrar el bebé, atropellando su derecho a ser cuidado por su familia y recibir lactancia materna.

En Puerto Rico la “Ley para la Seguridad, Bienestar y Protección de Menores” establece explícitamente que el propósito del Departamento de la Familia es: “priorizar la protección y seguridad, así como el bienestar integral del/la menor sobre cualquier interés ajeno a este”

¿De qué forma el secuestro de Messiah por parte del Departamento de la Familia y el SWAT representa un bienestar para el bebé y su familia?

Al consultar el “Manual sobre la intervención de seguridad en el manejo de casos en el servicio de protección a menores” (2013), se encuentra que todos los procedimientos fueron omitidos.

No hubo intentos de comunicarse efectivamente con la familia Bey, proveyendo intérpretes en cada intervención, porque nunca existió una intención genuina de parte de los empleados públicos para lograr un entendimiento y en cambio hubo discriminación étnica, racista y clasista, desconociendo el bagaje cultural de la familia.

La práctica de las instituciones gubernamentales debió estar “centrada en la familia”, enfocada en el potencial de transformación positiva de las prácticas de crianza, y operar bajo el entendimiento de que no hay mejor lugar para que un niño crezca que en su hogar, junto a su familia.

Además, el manejo de seguridad del infante debió recurrir a las tácticas “menos intrusivas y restrictivas para asegurar la protección del/la menor”.

El hogar de la familia fue invadido por el SWAT violando sus derechos. La única razón justificable para remover a un infante de su hogar sin previo aviso es cuando se identifica y confirma una amenaza “específica y observable”, que puede producir consecuencias inminentes sobre el bienestar del/a menor, como en el caso de maltrato infantil, de lo cual no existía ninguna evidencia en este caso.

Luego de cuatro meses de su rapto, sus padres no saben dónde se encuentra su bebé y solo han podido verlo brevemente a través de una plataforma digital (por vídeo-llamada).

Esto representa una violación a los protocolos, que plantean el derecho a las visitas materno/paterno-filiales, con excepción de los casos de abuso sexual.

¿De qué sirven a la clase trabajadora todos los protocolos y procedimientos si se quedan en el papel?

Esta es la contradicción de la ciencia y los "conocimientos" producidos bajo el sistema capitalista: hay un divorcio entre la teoría y la práctica. De esto se trata la ilusión de libertad, respeto a los derechos y democracia que caracteriza al sistema capitalista.

Sin duda, esta separación infundada y forzosa ya ha generado inmensos daños y traumas a nivel emocional, psicológico y físico en cada integrante de la familia.

El Che, en respuesta a una carta que le envió María Rosario Guevara en 1964, donde le preguntaba si eran parientes contestó:

“No creo que seamos parientes muy cercanos, pero si usted es capaz de temblar de indignación cada vez que se comete una injusticia en el mundo, somos compañeros”

Y en su libro “El socialismo y el hombre nuevo” (1965) escribió: “Déjeme decirle, a riesgo de parecer ridículo, que el revolucionario verdadero está guiado por grandes sentimientos de amor”

Junto al Partido Comunista de Puerto Rico exigimos la entrega inmediata de Messiah Bey a su familia.

Fuente:
https://abayarderojo.org/2020/06/donde-esta-el-bebe-messiah/