Sindicalismo
Tipografía

Chichimene.- Acacias reclama atención social.- En los últimos días se han presentado expresiones de protesta de comunidades en la estación Chichimene – Municipio de Acacias Meta, relacionadas con el hecho que la generación de riqueza a cargo de Ecopetrol no tiene un efecto real en la región, hay incumplimiento de participación laboral, no se demanda mano de obra local, ni se producen obras y programas de desarrollo económico-social en beneficio de las comunidades.


 
La USO hace un llamado a las autoridades y la administración de Ecopetrol a atender pronta y efectivamente los sentidos reclamos de las comunidades y que en este trámite lo que prime entre las partes sea el diálogo y la protesta pacífica. Con la firma de los acuerdos de paz el gobierno se ha comprometido a un cese de hostilidades contra la población y el tratamiento social y no militar de los conflictos.
 
En el Meta abundan la corrupción en los negocios del petróleo y las amenazas a dirigentes sindicales de esta rama de la economía.  Darío Faustino Cárdenas Pachón, Secretario de Asuntos Organizativos de la Subdirectiva de la USO-Meta, fue nuevamente amenazado este martes, 8 de agosto, por mensaje emitido desde el WhatsApp No. 310 2765072 y enviado a su teléfono móvil, cuando se encontraba atendiendo, en diligencia de descargos, a 6 trabajadores de la Multinacional Nabors. La anterior amenaza la había recibido el pasado 21 de julio. 
 
Este último mensaje está lleno de errores gramaticales, insultos e incluso su nombre está mal escrito, pensando sus autores que con esto pueden encubrir su criminal proceder.  ¿QUIÉN REALMENTE ESTA TRAS ESTAS AMENAZAS no solo a Darío sino a decenas de Activistas de la USO y a cientos de líderes sociales?. Es lo que deberían develar las autoridades “competentes”, que nunca llegan a ningún resultado concreto.
 
Seguiremos insistiendo, hasta que no se nos demuestre lo contrario, que las amenazas contra dirigentes de la USO aumentan cuando hay conflictos laborales y se descubren nuevos yacimientos petroleros.  También a las autoridades nacionales y locales les está molestando las consultas populares y sus pronunciamientos son cada vez más agresivos en contra del rechazo de las comunidades, que están resistiendo a la explotación del recurso de cualquier manera y sin tener en cuenta la voz de quienes habitan estas regiones. 
 
Al importante logro del fin del conflicto armado entre el Estado y las FARC-EP y el diálogo con el ELN, la sociedad colombiana espera sumarle menos persecución a quienes reclaman derechos y luchan por mejores condiciones de vida.  Aún estamos lejos que las élites entiendan que lo prioritario es la dignidad humana, la protección de la naturaleza y no el enriquecimiento de unos pocos.  A los conflictos que van a surgir en estas Regiones deben darles un tratamiento decente y no criminal, en todas sus variables.
 
Nuevamente responsabilizamos al Gobierno Nacional y a la Administración de Ecopetrol, por lo que pueda sucederle a Darío en su integridad física y la de su familia.  Insistiremos en la unidad de las Comunidades para resistir a estas amenazas y alcanzar su bienestar.
 
UNIÓN SINDICAL OBRERA DE LA INDUSTRIA DEL PETRÓLEO – USO- COMISIÓN NACIONAL DE PAZ Y DERECHOS HUMANOS