Caquetá
Typography

Durante los últimos meses hemos podido observar claramente la crisis generalizada de la salud en todo el territorio nacional y que golpea con mayor fuerza a las regiones o municipios catalogados rurales dispersos como es el caso de San Vicente del Caguán. Desde el año 2012 a la fecha han sido reducidos más del 60% de puestos de salud que prestaban sus servicios en el municipio so pretexto de la austeridad del gasto y la no rentabilidad financiera para su funcionamiento, sumiendo al grueso de la población rural al abandono estatal y a la no garantía de su derecho a la salud.



En los últimos años la población rural de la mano de las organizaciones sociales, campesinas, indígenas y JAC, han creado propuestas de alternativas para la garantía de la salud en sus territorios, tal es el caso de las organizaciones ASOPEPROC, ASCAL-G y CORPOAYARI, quienes lograron la construcción del plan comunitario y territorial de salud en sus áreas de influencia pero que desafortunadamente a la actualidad no han encontrado siquiera que las administraciones de San Vicente del Caguán y la Macarena (municipios en litigio) se sienten a construir colectivamente para superar la crisis de salud y que responda objetivamente a las necesidades de la región.

Ante este panorama y el creciente número de casos diagnosticados Covid-19, preocupa el grado de vulnerabilidad en la que se encuentra el municipio en su conjunto y más específicamente el área rural, sin embargo, se cuenta con una fuerte organización social que ha permitido la realización de acciones de control para el ingreso al territorio y de esta manera lograr contener el avance del virus permitiendo ganar tiempo para la implementación de medidas a las instituciones municipales.

Debemos avanzar en la articulación de propuestas institucionalidad- comunidad y de esta manera planificar estrategias comunitarias para el manejo de la crisis, se requiere de un alto grado de voluntad institucional que permita direccionar todas las acciones de los diferentes actores ante la amenaza que se cierne en el municipio, que vaya más allá de la simple presencia institucional y que se encamine a la capacitación de las comunidades, el fortalecimiento de sus comités de salud en las JAC en aras de garantizar un adecuado análisis de la situación integral en salud, su respectiva priorización y el apoyo de las comunidades en acciones de información, educación y comunicación relacionadas con la prevención y control del Covid-19, así mismo en la identificación comunitaria de sintomáticos respiratorios, contactos estrechos y otros elementos importantes en salud pública, orientará el aislamiento preventivo de los posibles casos y cuarentenamiento de los confirmados, apoyar la gestión de la ruta de atención de pacientes sospechosos, realizar seguimientos al acatamiento de medidas de confinamiento obligatorio de casos probables o confirmados, entre otras acciones.

Todas las estrategias que se encaminen en el municipio deben ir de la mano de la organización social, del reconocimiento de su importante papel en el territorio depende el éxito de las acciones emprendidas.

Luis Carlos Bernal Hernández
Médico General